Abogados de divorcios y separaciones

Sabemos que te encuentras en una situación complicada, tanto emocional como legalmente, en la que debes tomar grandes decisiones de las que dependerá tu futuro y el de tus hijos.

Desde un trato cercano, personal y por supuesto de alta cualificación profesional te ayudaremos a defender tus intereses y los de lo más preciado que tenemos todos, tus hijos.

Tipos de divorcios y separaciones y servicios relacionados

Existen dos grandes tipos de separaciones y divorcios, aquellas en las que existe acuerdo entre los que se van a separar que las denominamos “de mutuo acuerdo” y aquellas en las que no existe acuerdo en nada o en algún punto específico que las denominamos “contenciosas”.

En ambos casos nuestro gran equipo de abogados te acompañará y, siempre desde un trato personal y afectuoso, defenderá tus intereses con gran profesionalidad y dedicación.

¿Cómo es el proceso?

Eficacia paso a paso, desde que el cliente contacta hasta el final del caso

Auténticos expertos
Desde el primer momento que contactes con nosotros notarás la diferencia con otros despachos de abogados ya que nosotros sí somos expertos en divorcios y separaciones. Nosotros no engañamos.
Abogado real
El abogado o la abogada con la que tengas la primera consulta será tu abogado/a durante todo el procedimiento, será quien te defienda en el juicio, en nuestro despacho no te atiende un socio y después te pasa el juicio un becario.
Estudio personalizado
Se analizará tu caso detalladamente y se te preguntará por tus objetivos, tus deseos, qué es lo que tratas de conseguir y se te dará una opinión jurídica sobre las posibilidades reales de éxito según nuestra experiencia.
Presupuesto cerrado y por escrito
Desde la primera consulta dispondrás de un presupuesto cerrado, personalizado y por escrito. Con nosotros no existirá ninguna sorpresa de última hora. Nunca pagarás más de lo contratado.

¿Qué diferencias hay entre divorcio y separación?

Hay que distinguir entre separación y divorcio jurídicamente hablando de lo que se entiende comúnmente. Generalmente decimos que nos hemos separado de una pareja con la que no habíamos contraído matrimonio. En estos términos estamos aplicando correctamente la palabra “separación” pero el objetivo de este artículo es saber la diferencia entre “divorcio” y “separación” cuando se está casado.
La gran diferencia, la verdadera diferencia, es que el divorcio es irreversible y la separación no.

Si estando casado te separas puedes reconciliarte con tu pareja y en este caso no hará falta que te vuelvas a casar con ella. Eso sí, debes tener en cuenta que mientras estés separado no podrás casarte con nadie más, podrás hacer tu vida tranquilamente pero no podrás casarte. En cambio, si te divorcias, se destruye por completo el vínculo matrimonial y podrás volver a casarte bien con la misma persona otra vez o con cualquier otra.

En resumen, la separación sería un paso intermedio entre estar casado o divorciado y así era antiguamente en la que antes de divorciarte tenías que separarte y después de un tiempo de reflexión podías divorciarte.

FAQs

Respondemos a las preguntas más frecuentes

Sin lugar a dudas sí. En España puedes divorciarte o separarte sin el consentimiento de la otra parte. Se presenta la demanda de divorcio y el juez te divorciará aunque tu pareja no quiera.

No. No es necesario que expreses ningún motivo, eso queda en tu intimidad. Con que digas que te quieres divorciar y presentes una demanda en el juzgado correspondiente será suficiente para divorciarte.

Si te ponen orden de alejamiento todo se complica y puedes estar sin ver a tus hijos durante mucho tiempo, durante todo el tiempo que dure el procedimiento. 

Si no te ponen orden de alejamiento podrás seguir viendo a tus hijos. Aunque te pongan orden de alejamiento sobre tu pareja o expareja puede darse el caso de que el juez estime oportuno que sigas viendo a tus hijos. 

En derecho no hay nada genérico y cada caso es particular.

Si te ponen una orden de alejamiento sobre tu ex no podrás acercarte a ella ni a su lugar de trabajo ni a su domicilio por lo que, si tu ex vivía contigo, no volverás a tu casa mientras dure la orden de alejamiento. Da lo mismo que la casa sea tuya, no podrás acercarte. Si te ponen orden de alejamiento irás acompañado de la policía o guardia civil a recoger tu ropa y poco más. Tus enseres personales.

Si tienes una orden de alejamiento no debes contactar con tu ex por ningún medio “ni por señales de humo” ya que estarías incumpliendo una orden judicial y por tanto cometiendo un delito que lleva aparejada pena de cárcel. 

Si no tienes orden de alejamiento puedes llamarla pero no es recomendable porque puede “inventarse” que la has amenazado o insultado. Lo mejor es que toda comunicación sea por escrito para dejar constancia de lo que la dices puedes utilizar whatsapp correo electrónico o algo parecido.

Como en los casos anteriores vamos a distinguir varias situaciones. En la primera no tendrías orden de alejamiento y por tanto puedes acudir libremente a ver a tus hijos ya que no hay ningún juez que te lo impida. En el segundo escenario , si tienes orden de alejamiento sobre tus hijos no podrías verlos. 

En el tercer escenario pongamos que no tienes orden de alejamiento sobre tus hijos pero sí sobre tu pareja o expareja. En este caso podrías ir a ver a tus hijos pero siempre evitando coincidir con tu ex ya que es posible que te detengan. Es decir, puedes ir a ver a tus hijos en momentos en los que tu ex no esté por allí.

En violencia de género hay dos vías posibles. La primera sería el denominado juicio rápido que en la actualidad, en condiciones normales, en uno o dos meses se puede estar celebrando juicio y poco después recibir la sentencia. La segunda posibilidad es que estemos en lo que se denominan “diligencias previas” y aquí todo se alarga mucho en el tiempo. La instrucción, es decir, la investigación puede durar un año y el juicio en ciudades grandes como Madrid puede salir dos años después por lo que estaríamos hablando de un total de tres años o más.

La respuesta es sí. 

Se puede retirar la orden de alejamiento pero para ello tendrá que solicitarlo tu abogado y si el juzgado no te la quita recurrir a la Audiencia Provincial. Puede darse el caso de que la Audiencia Provincial (órgano superior al juzgado) tampoco retire la orden de alejamiento. 

Podrás pedir que se retire la orden siempre que tu abogado estime oportuno y será el juez correspondiente el que decida.

Sí. La Jurisprudencia del Supremo es clara y las obliga a declarar. Si te encuentras en este caso no dudes en llamarnos. Recuerda que todo tiene solución menos la muerte.

Si el Juzgado no te ha notificado que no puedes viajar puedes hacerlo. Recuerda que hasta que no haya una sentencia firme en la que se declare que eres culpable sigues siendo inocente y gozas de los mismos derechos que el resto de ciudadanos excepto de los que te haya privado un juez.

Si te archivaron el procedimiento no tienes antecedentes penales pero ten en cuenta que si estuviste detenido es muy posible que tengas antecedentes policiales. 

Los antecedentes policiales también puedes quitarlos si no sabes hacerlo nosotros te ayudamos.

Es importante saber y destacar que, con la actual legislación, se distingue y por tanto no es lo mismo la denominada Violencia de Género y Violencia Doméstica aunque ambas violencias se cometen dentro de la unidad familiar.

Como hemos dicho la violencia de género es aquella violencia que comete el hombre contra la mujer por lo que queda fuera todo tipo de violencia que cometa una mujer contra un hombre y toda la violencia que se cometa dentro de las relaciones homosexuales y lésbicas. Es decir, no es violencia de género la que cometa un hombre contra otro hombre ni una mujer contra otra mujer. 

Tampoco será violencia de género la que cometa una madre/un padre contra un hijo/ una hija. Por supuesto tampoco es violencia de género la que comete un hijo o una hija contra un padre/madre.

Toda esta violencia que se comete en el seno familiar y que no es violencia de género se considera “violencia doméstica” que a modo de resumen podemos definir como cualquier violencia que se comete en el seno familiar que no sea de un hombre contra una mujer.