Impugnación

La impugnación del testamento es un procedimiento judicial mediante el cual la parte interesada manifiesta su disconformidad con lo recogido en el documento por no cumplir las exigencias de la ley o considera que al momento de realizarlo el fallecido no tenía capacidad suficiente para conocer con exactitud lo que recogía.

Principales causas o motivos de impugnación

Un testamento se puede impugnar por dos motivos:

Falta de capacidad del testador

Así, un testamento puede impugnarse si, por ejemplo, al realizar el testamento el testador estuviera diagnosticado de una demencia o si se pudiera acreditar que al momento de realizar el testamento estuviera viviendo algún tipo de coacción.

Incumplimiento de las exigencias establecidas en la ley

La ley establece que una parte de la herencia debe ser repartida a los herederos forzosos obligatoriamente, por lo que si un testamento no respeta ese reparto se podría establecer la nulidad de dicho documento.

Además, es importante tener en cuenta que existen distintos tipos de testamentos y cada uno de ellos tiene unos requisitos particulares que se deben cumplir. 

El testamento ológrafo es redactado y custodiado por el propio testador. El testamento cerrado es también redactado por el testador pero se lo entrega a un notario para que lo custodie. 

 

Por último, el testamento abierto, que es el más común, es redactado y custodiado por un notario.

¿Cómo es el proceso?

Eficacia paso a paso, desde que el cliente contacta hasta el final del caso

Recopilación de pruebas
Al enfrentarnos a un proceso de impugnación de testamento el primer paso fundamental es recopilar todas las pruebas necesarias. Por ejemplo, si el motivo por el que se va a impugnar el testamento es porque el testador no tenía capacidad al momento de redactarlo será necesario contar con informes médicos del fallecido que acrediten su enfermedad o estado de salud. Si el testamento se va a impugnar porque al momento de realizarlo el testador estaba bajo coacción se puede recopilar testigos que acrediten dicho extremo.
Presentación y admisión de demanda
Una vez contamos con toda la documentación necesaria para iniciar el proceso judicial, se presenta una demanda contra el resto de herederos en el juzgado del lugar donde falleció el testador. El juzgado admitirá a trámite la demanda y dará traslado al resto de partes para que contesten.
Intento de acuerdo o celebración de juicio
Tras ello el juzgado citará a una audiencia previa para intentar el acuerdo y si no fuera posible se señalará la celebración de juicio y la posterior sentencia.
Transparentes
Así mismo desde el primer día sabrás el coste completo de tu procedimiento ya que se te facilitará una hoja de encargo por escrito en el que se especificará el precio exacto y sin sorpresas.

FAQs

Respondemos a las preguntas más frecuentes

 Las personas que pueden iniciar el proceso de impugnación de testamento son los herederos, quienes pudieran llegar a ser herederos en caso de aplicarse la nulidad o los acreedores que pudiera tener el fallecido.

En este caso dependerá si el juez determina que sea nulo total o parcialmente. 

Si se declara nulo totalmente, se tendrá en cuenta el testamento anterior si lo hubiera, y si no lo hay se aplicarán las normas como si el fallecido no hubiera hecho testamento. 

Si se declara nulo parcialmente el testamento surtirá efecto respecto de las cláusulas válidas y respecto de lo demás se aplicarán las normas como si no hubiera testamento.