¿Por qué me cobran de más en la devolución de un prestamo?

ABOGA2 - abogados bancario en Madrid- Seguro que muchos de vosotros alguna vez habéis contratado un préstamo con una entidad financiera, y seguro que muchas veces habéis pensado como puede ser que tenga que devolver la cantidad prestada y unos intereses hasta más de la mitad de lo prestado.

Esto se debe a que muchas entidades financieras ponen intereses excesivamente elevados, intereses que, desde el punto de vista de este despacho, son usurarios.

La usura no es algo reciente, sino que fue utilizada en 1492 por los Reyes Católicos como una de las excusas que usaban para expulsar a los judíos de España, y si nos atenemos a la ley que regula esta práctica habría que remontarnos 100 años, exactamente al 23 de Julio de 1908, día en el que se promulga la ley de usura y que todavía hoy sigue vigente en parte.

Podemos definir la Usura como una práctica que consiste en cobrar un interés excesivamente alto por un préstamo

Para centrarnos en la Usura, hoy planteamos el siguiente caso real, en el que este despacho de abogados ABOGA2 ha conseguido que los intereses usurarios impuestos por una entidad financiera sean declarados nulos, y por tanto, que la entidad financiera devuelva las cantidades cobradas de más por los intereses usurarios.

El caso real, es el siguiente:

Nuestro cliente concertó un contrato de préstamo con una entidad financiera por importe de 3.000€ con un interés TAE del 19,56% a devolver en 5 años, en resumidas palabras le prestaron 3.000€ y al cabo de 5 años habría devuelto a la entidad financiera los 3.000€ prestados + 1.570€ (4.570€) en concepto de Intereses. ¡TENIA QUE DEVOLVER LO PRESTADO MAS LA MITAD DE LO PRESTADO!

Debido a la situación económica de nuestro cliente, en un determinado momento, este dejo de pagar las cuotas mensuales a las que se había comprometido, por lo que, la entidad financiera le interpuso demanda de reclamación de cantidad por importe de 1.727,85€.

Nuestro cliente se puso en contacto con este despacho de Abogados ABOGA2 sito en la ciudad de Alcalá de Henares, y una vez analizado su caso, observamos unos intereses usurarios en su contrato de préstamo, por ello, procedimos a contestar a la demanda de reclamación de cantidad.

En la contestación a la demanda ilustramos al Juzgado acerca de la nulidad que existía en el contrato de préstamo por los intereses excesivos “usureros”, y de la obligación que tenía la entidad financiera de devolver lo abonado de más.

Aquí un pequeño matiz que cabe resolver,

¿Cuándo se considera que los intereses de un contrato de préstamo son usurarios?

Son intereses usurarios aquellos intereses que:

  1. Son  notablemente superior al interés normal del dinero
  1. Son manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquél leonino (abusivo para una de las partes).

Por tanto, un interés es usurario y por tanto abusivo, cuando este supera al interés normal del dinero y, a su vez, es manifiestamente desproporcionado.

Una vez sabido esto, cabe hacerse 2 preguntas;

La primera pregunta que cabe hacerse es ¿Qué porcentaje ha de tomarse en consideración para determinar si el interés es notablemente superior al normal del dinero?

El porcentaje que ha de tomarse en consideración para determinar si el interés es notablemente superior al normal del dinero no es el nominal, sino la tasa anual equivalente (TAE), que se calcula tomando en consideración cualesquiera pagos que el prestatario ha de realizar al prestamista por razón del préstamo, conforme a unos estándares legalmente predeterminados y que el interés con el que ha de realizarse la comparación es el "normal del dinero". No se trata, por tanto, de compararlo con el interés legal del dinero, sino con el interés « normal o habitual, en concurrencia con las circunstancias del caso y la libertad existente en esta materia » y para establecer lo que se considera "interés normal" puede acudirse a las estadísticas que publica el Banco de España, tomando como base la información que mensualmente tienen que facilitar las entidades de crédito sobre los tipos de interés que aplican a diversas modalidades de operaciones activas y pasivas (créditos y préstamos personales hasta un año y hasta tres años, hipotecarios a más de tres años, cuentas corrientes, cuentas de ahorro, cesiones temporales, etc.).

La segunda pregunta que cabe hacerse es ¿Que se entiende como interés manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso?

El Ilustrísimo Tribunal Supremo considera que la normalidad no precisa de especial y que es la excepcionalidad la que necesita ser alegada y probada, y que, generalmente, las circunstancias excepcionales que pueden justificar un tipo de interés anormalmente alto están relacionadas con el riesgo de la operación, pues cuando el prestatario va a utilizar el dinero obtenido en el préstamo en una operación especialmente lucrativa pero de alto riesgo, está justificado que quien le financia, al igual que participa del riesgo, participe también de los altos beneficios esperados mediante la fijación de un interés notablemente superior al normal.

Es decir, que la entidad financiera debe de justificar el porqué de los intereses excesivos, sino se consideraran desproporcionados al caso.

En el caso real que hoy os hemos planteado el Ilustre Juzgado nos da la razón manifestando que existen intereses usurarios en base a que:

“En el supuesto concreto de autos, se considera que la TAE estipulada en el contrato de préstamo celebrado el 23 de noviembre de 2.011, del 19’56 %, resulta notablemente superior al interés normal del dinero en la fecha en que se concertó la operación pues el interés medio de los préstamos al consumo entre 1 y 5 años en España en esa fecha ascendía al 10 % según resulta de las cuadro al respecto elaborado por el Banco de España.

Por otro lado, no se ha alegado y mucho menos acreditado que el supuesto enjuiciado presente circunstancias excepcionales que respalden la utilización de un interés más alto al que pueda considerarse como normal en las operaciones de crédito al consumo como la que se examina, no advirtiéndose que concurra ninguna circunstancia jurídicamente atendible que justifique un interés tan notablemente elevado.”

Una vez sabido que estamos ante unos intereses usurarios ¿qué ocurre con el contrato de préstamo concertado?

La declaración del carácter usuario del interés pactado determina su nulidad y la consecuencia básica de dicha nulidad es que el prestatario (nuestro cliente) estará obligado a entregar tan sólo la suma recibida y si hubiera pagado más de lo prestado, en concepto de intereses, el prestamista (entidad financiera) devolverá al prestatario lo que exceda de lo prestado.

En el caso real planteado el Ilustre Juzgado declara que:

“En consecuencia, resultando del extracto de cuenta aportado como documento nº 3 de la demanda que el capital prestado ascendió a 3.000 € y que por el aquí demandado se han hecho abonos por importe total de 3.108’10 €, procedería desestimar la demanda y estimar parcialmente la reconvención, condenando a la entidad financiera al abono a nuestro cliente de 108’10 € que es la cantidad que excede del capital prestado.”

Si se ha visphpmyto en esta situación o conoce de alguien que haya podido sufrir esta situación, no dude en contactar con nosotros, en nuestro despacho de abogados ABOGA2 contamos con especialistas altamente cualificados derecho bancario y podemos asistirles e orientarles durante todo el procedimiento

Valoración

Conoce nuestros despachos

Si estás buscando un abogado de plena confianza, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.
Te aseguramos completa discreción y trato exclusivo.

Con la sede central en Madrid tenemos además despachos en Alcalá de Henares, Tres Cantos, Salamanca, Ciudad Rodrigo. Si nos necesitas en otra localidad, no te preocupes que te atendemos en todo el territorio nacional. Tus abogados de confianza

Quiero pedir cita