Delito de Administración Desleal

ABOGA2 - Abogados administración desleal - Muchos de nosotros hemos visto infinidad de portadas de medios de comunicación en los que aparecen actuaciones fraudulentas sobre la gestión del patrimonio administrado de cierta empresa, que ha acabado causándole graves perjuicios a la misma.

Y es que, cada vez es más frecuente encontrarnos con socios y/o administradores que acaban entrando en sede judicial a raíz de una denuncia o querella en relación a determinadas conductas fraudulentas que resultan constitutivas de delitos en el marco de las relaciones empresariales.

En ABOGA2 contamos con abogados penalistas con una amplia experiencia tanto en acusación como en defensa de casos de administración desleal, que pondrán a tu disposición sus servicios para ayudarte y luchar por conseguir el mejor resultado en juicio.

Nuestros abogados tratarán de explicarte qué se entiende por delito de administración desleal y sus características, qué circunstancias hay para producirse un delito de administración desleal, quién y contra quien puede cometerse y las consecuencias jurídicas que acarrea. Así como te ayudarán a diferenciar entre el delito de administración desleal y el tipo penal de apropiación indebida.

¿Dónde está regulado el delito de administración desleal?

El delito de administración desleal ha sido objeto de una reforma en su regulación, pues a raíz de la reforma del Código Penal del 1 de julio de 2015 pasa de venir tipificado como un delito societario (anteriormente regulado en el artículo 295 del Código Penal) a ser un delito contra el patrimonio (pasando a regularse actualmente en el artículo 252 del Código Penal).

El art. 252 del Código Penal queda redactado como sigue:

Artículo 252 – Administración desleal

1. Serán punibles con las penas del artículo 249 o, en su caso, con las del artículo 250, los que teniendo facultades para administrar un patrimonio ajeno, emanadas de la ley, encomendadas por la autoridad o asumidas mediante un negocio jurídico, las infrinjan excediéndose en el ejercicio de las mismas y, de esa manera, causen un perjuicio al patrimonio administrado.

2. Si la cuantía del perjuicio patrimonial no excediere de 400 euros, se impondrá una pena de multa de uno a tres meses.

El motivo de esta reforma, tal y como se expone eon el preámbulo de la Ley Orgánica 1/2015 de Reforma del Código Penal, viene dado por la propia naturaleza del delito, ya que puede ser víctima de este delito cualquier persona física y no sólo una sociedad, persona jurídica. Es decir, los actos de administración desleal pueden cometerse tanto en el ámbito societario como fuera de él.

Este cambio de delito societario a delito patrimonial, ha tenido como consecuencia que deje de aplicarse el requisito de procedibilidad para su persecución que establece el art. 296 del CP para el resto de delitos societarios, según el cual, estos últimos sólo son perseguibles mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal (o del Ministerio Fiscal, tratándose de un menor de edad o discapacitado).

¿En qué consiste el delito de administración desleal?

Conforme al art. 252 del CC, el delito de administración desleal es un delito patrimonial, en virtud del cual se sanciona la conducta de una persona por excederse en las facultades que le han sido encomendadas, por ley, por la autoridad o mediante un negocio jurídico, para la administración de un patrimonio ajeno, causando un perjuicio en el patrimonio administrado.

Al tratarse de un delito patrimonial, no se ciñe ya a la gestión de un patrimonio societario, sino que esta conducta puede darse en cualquier situación en que se tenga por objeto la gestión de un patrimonio ajeno, dinero, bienes, valores, etc. (Ejemplo de administración desleal: Un administrador de una comunidad de propietarios)

Se trata de un delito de resultado, es decir, para su consumación se exige que el autor actúe extralimitándose o con abuso de las funciones propias de su cargo o bien no actúe con la diligencia debida en la gestión del patrimonio administrado, y a causa de ello se cause un perjuicio económico evaluable.

Sin embargo, este delito no exige el ánimo de lucro del autor, sino solo un dolo genérico de actuar con conocimiento y voluntad de extralimitarse en las funciones que se le han conferido y causando con ello un perjuicio patrimonial.

Este constituye el tipo básico de administración desleal, si bien, junto a él coexisten varios subtipos:

  • Subtipo atenuado – Delito leve de administración desleal- (art. 252.2 del CP):  cuando el perjuicio patrimonial causado no exceda de 400 euros.
  • Subtipo agravado: cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:
  1. Que la administración desleal recaiga sobre cosas de primera de primera necesidad, viviendas u otros bienes de reconocida utilidad social.
  2. Que el delito se cometa abusando de firma de otro, o bien sustrayendo, ocultando o inutilizando, proceso o documento público u oficial.
  3. Que recaiga sobre bienes que integren el patrimonio artístico, histórico, cultural o científico.
  4. Que revista especial gravedad, atendiendo a la entidad del perjuicio y a la situación económica en que deje a la víctima o a su familia.
  5. Que el valor del perjuicio supere los 50.000 euros, o afecte a muchas personas.
  6. Que se cometa con abuso de las relaciones personales entre víctima y autor, o aproveche éste su credibilidad empresarial o profesional.
  7. Se cometa estafa procesal
  8. Que el autor hubiera sido condenado al cometerlo al menos por tres delitos patrimoniales.
  • Subtipo superagravado: Si el perjuicio patrimonial excede de 250.000 euros o concurriera la primera de las circunstancias anteriores con cualquiera de la incluidas en los apartados 4,5, 6 o 7.

¿Qué protege el delito de administración desleal?

Con el delito de administración desleal se trata de proteger el patrimonio en general, tanto de las personas físicas como de las empresas y sociedades, que bien confieran a un tercero la administración de aquel o cuyo patrimonio haya sido puesto bajo la administración de otra persona por la ley o decisión de la autoridad.

Por tanto, lo que se trata de proteger, no es el sólo el patrimonio, sino también el interés económico, es decir, el patrimonio en sentido dinámico, entendido en el sentido de conseguir una ganancia o un beneficio.

¿Quién puede cometer un delito de administración desleal?

A partir de la reforma del Código penal respecto al delito de administración desleal por la que abandona su carácter de delito societario para ser un delito patrimonial, el autor ya no puede ser únicamente el administrador o socio de una sociedad, sino que podrá serlo cualquier persona, física o jurídica, a la que se le hayan encomendado facultades para la gestión de un patrimonio ajeno.

Es decir, puede ser sujeto activo cualquier persona que tenga autorización para la gestión de un patrimonio ajeno y actuar en beneficio de un tercero.

¿Contra quién se puede cometer un delito de administración desleal?

En consecuencia, el sujeto pasivo puede ser cualquier persona, física o jurídica, de forma que el ofendido ya no solo puede ser un socio que forme parte de una sociedad, sino que podrá ser cualquier persona cuyo patrimonio esté siendo administrado por un tercero.

¿Con qué penas se castiga el delito de administración desleal?

Según dispone el Código Penal, la conducta punible de administración desleal se sancionará con las penas previstas en los artículos 249 y 250 del Código penal, es decir:

  • Tipo básico de administración desleal: la ley contempla una sanción con penas de prisión de seis meses a tres años, atendiendo a las siguientes circunstancias:
  • El importe de lo defraudado.
  • El quebranto económico causado al perjudicado.
  • Las relaciones entre éste y el defraudador.
  • Los medios empleados por éste.
  • Cuantas otras circunstancias sirvan para valorar la gravedad de la infracción.
  • Tipo atenuado de administración desleal leve: cuando la cuantía no exceda de 400 euros, la pena prevista sería de multa de uno a seis años y multa de seis a doce meses.
  • Tipo agravado de administración desleal: cuando concurra alguna de las circunstancias anteriormente expuestas, la pena será de prisión de seis meses a cuatro años
  • Tipo superagravado de administración desleal: si además se dan los presupuestos para apreciar el tipo superagravado, la pena a imponer será las penas de prisión de cuatro a ocho años y multa económica de doce a veinticuatro meses.

¿Puede aplicarse la excusa absolutoria en el delito de administración desleal?

De conformidad con lo expuesto en el artículo 268 del Código Penal, al delito de administración desleal, al ser un delito patrimonial, le es aplicable la excusa absolutoria, es decir, cuando la administración desleal se cometa por alguna de las siguientes personas, estas quedarán exentas de responsabilidad criminal, siempre y cuando no concurra violencia, intimidación o abuso de la vulnerabilidad de la víctima (por edad o discapacidad):

  • Los cónyuges que no estuvieren separados legalmente o de hecho o en proceso judicial de separación, divorcio o nulidad de su matrimonio
  • Los ascendientes, descendientes y hermanos por naturaleza o por adopción, así como los afines en primer grado si viviesen juntos

¿Existe diferencia entre administración desleal y apropiación indebida?

En más de una ocasión se ha confundido la administración desleal con la apropiación indebida. Por eso, la reforma del Código Penal no sólo amplia el campo de protección patrimonial al trasformar el delito de administración desleal de un delito societario a un delito patrimonial, sino que, con ella se trata de aprovechar para aclarar con mayor precisión la distinción de la administración desleal y el delito de apropiación indebida

Según el art. 253 del CP se entiende que incurre en un delito de apropiación indebida, “quien, en perjuicio de otro, se apropiaren para sí o para un tercero, de dinero, efectos, valores o cualquier otra cosa mueble, que hubieran recibido en depósito, comisión, o custodia, o que les hubieran sido confiados en virtud de cualquier otro título que produzca la obligación de entregarlos o devolverlos, o negaren haberlos recibido”

Por lo tanto, la principal diferencia entre uno y otro delito radica en que en la apropiación indebida tiene lugar una disposición de carácter definitivo en perjuicio de su titular, mientras que en la administración desleal lo que se produce es un abuso de los bienes del titular, sin que éste pierda los mismos.

Es decir, el delito de apropiación indebida exige para su comisión, un acto de apropiación, en el que el autor incorpora a su patrimonio o ejerce facultades de dominio sobre una cosa que ha recibido con obligación de restituirla, mientras que en la administración desleal lo que se exige al administrador no es que devuelva la misma cosa que recibe para su administración sino otro tanto de la misma especie y calidad, pero por realizar actuaciones para las que no había sido autorizado, perjudicando así al patrimonio administrado.

En consecuencia, el bien jurídico que se protege en ambas figuras varía, ya que en el delito de administración desleal lo que se protege es el patrimonio, mientras que en el caso de la apropiación indebida lo que se trata de proteger es la propiedad.

Valoración

Conoce nuestros despachos

Si estás buscando un abogado de plena confianza, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.
Te aseguramos completa discreción y trato exclusivo.

Con la sede central en Madrid tenemos además despachos en Alcalá de Henares, Tres Cantos, Salamanca, Ciudad Rodrigo. Si nos necesitas en otra localidad, no te preocupes que te atendemos en todo el territorio nacional. Tus abogados de confianza

Quiero pedir cita

Responsable: Aboga2 Lawyers Group & Global Marketing, SL siendo la Finalidad: poder contestarle al mensaje que envía con este formulario de contacto. La Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Podrá ejercer Sus Derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación enviando un email a info@aboga2.eu. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad.