“El banco tiene que devolverle el dinero cobrado por la cláusula suelo, aunque haya firmado un acuerdo con ellos”.

 

IBERCAJA BANCO condenada a devolver a una pareja de Salamanca más de 11.000 euros Cláusula Suelo. Sí, así como lo lee, la Audiencia Provincial de Salamanca da la razón al abogado Don Jesús Ángel Lorenzo González, titular del despacho de abogados ABOGA2 www.aboga2.eu y, al igual que hizo el Juzgado de Primera Instancia de Salamanca, condena a IBERCAJA BANCO, S.A.U a rehacer el cuadro de amortización del préstamo hipotecario y a la devolución de las cantidades que se hubieran cobrado en virtud de la condición declarada nula.

 

PODEMOS AYUDARLE CON SU CLÁUSULA SUELO LLÁMENOS 91 570 42 34

INTRODUCCIÓN

 

La Unión Europea tiene desde hace tiempo un gran interés en proteger a los consumidores y usuarios de los abusos de la banca. Así,  la Directiva 93/13/CEE trata de evitar la inclusión de cláusulas abusivas en los contratos celebrados entre profesionales y consumidores, obligando al sector bancario a redactar las cláusulas de manera clara y comprensible, con el fin último de que no se cree un desequilibrio en los derechos y obligaciones que perjudique al consumidor.

A pesar de la regulación, en España hemos venido soportando los abusos del sector financiero, que se han materializado en la venta de participaciones preferentes, un crecimiento exponencial de las ejecuciones hipotecarias o las cláusulas suelo.

Las cláusulas suelo son aquellas condiciones dentro de un préstamo que imponen un límite mínimo a la variación del tipo de interés en beneficio de la entidad financiera. Es decir, el cliente sigue pagando lo mismo aunque el Euribor o cualquier otro tipo de interés de referencia bajen. Estas cláusulas no son en principio ilegales, siempre que se informe con la suficiente claridad de ellas. La Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013 aclaró qué circunstancias hacen que una cláusula sea abusiva:

  • Haber hecho creer al consumidor que la bajada del índice de referencia repercutiría en una bajada del precio del préstamo.
  • Que se haya creado una apariencia de que si existe un suelo, es porque también hay un techo.
  • Ubicar la cláusula entre una cantidad abrumadora de datos, lo que persigue que el cliente disminuya su atención.
  • No haber hecho simulaciones antes de la firma del contrato. Los bancos deben dar una previsión sobre si subirán o bajarán los tipos de interés a quienes quieran un préstamo a tipo variable, y las consecuencias que estos diferentes escenarios tendrían en la cantidad que finalmente se ha de abonar a la entidad

El precio final del préstamo es un elemento principal del contrato. Lo define. Por eso, las cláusulas que dificulten o impidan conocer con certeza cuánto se tendrá que abonar al banco en concepto de intereses no son aceptables. Si tiene un préstamo con una cláusula de este tipo significa que el contrato tiene una cláusula suelo abusiva, y por tanto nula, lo que implica que usted tiene derecho a que sea eliminada esa cláusula del contrato y a percibir las cantidades que les corresponden por haber estado pagando de más. Lo que es nulo no se debe dejar que tenga consecuencia alguna. Así lo avala la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 21 de diciembre de 2016.

En 2017 el Gobierno intentó dar solución al aluvión de reclamaciones judiciales por cláusulas suelo con el Real Decreto Ley 1/2017 de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo. Este Real Decreto creó un sistema extrajudicial y gratuito para facilitar “la posibilidad de llegar a acuerdos con las entidades de crédito con las que tienen suscrito un contrato de préstamo o crédito con garantía hipotecaria”. Se buscaba un acuerdo. Esta reclamación previa antes de acceder a la vía judicial es voluntaria para el consumidor, ya que éste puede optar por acudir directamente a los tribunales. Por desgracia, se ha articulado un sistema que no es en absoluto justo para el afectado por una cláusula suelo. Los afectados deben tratar exclusivamente con el banco de nuevo, el mismo banco que ya les ha engañado una vez. No hay un mediador imparcial que acerque posturas ni ningún tercero o autoridad que proponga un acuerdo que pueda ser aceptado por ambas partes. La posibilidad de llegar a un acuerdo pasa por la voluntad unilateral de las entidades financieras.

En Aboga2 llevamos años ayudando a los afectados por cláusulas suelo, antes incluso de que la Sentencia del Tribunal Supremo de 2013 diera relevancia pública a esta cuestión. Estamos además atentos a todas las posibles trabas que pueden poner los bancos en las reclamaciones y vamos a luchar por conseguir el máximo posible ante las entidades financieras o ante los tribunales.

Aboga2 le ofrece soluciones

Desde Aboga2 hemos ayudado a muchos clientes con sus cláusulas suelo. Para más información o solicitar cita con Aboga2 poduede llamar a los teléfonos 923 48 22 65 o al 91 570 42 34, así mismo también puede mandar un mail info@aboga2.eu

Entradas relacionadas

Los abusos de Ibercaja

Aboga2 vence a Ibercaja Banco en una exitosa sentencia

IBERCAJA BANCO condenada a devolver a una pareja de Salamanca más de 11.000 euros Cláusula Suelo. La Audiencia Provincial de Salamanca da la razón al despacho de Aboga2, al igual que hizo el Juzgado de Primera Instancia de Salamanca, condena a IBERCAJA BANCO, S.A.U a rehacer el cuadro de amortización del préstamo hipotecario y a la devolución de las cantidades que se hubieran cobrado en virtud de la condición declarada nula.

Volver a defensa del consumidor

VOLVERPedir cita

Otros artículos publicados en prensa