Saltear al contenido principal
Absuelto De Delito Conducir Bajos Los Efectos Del Alcohol

Absuelto de delito conducir bajos los efectos del alcohol

Nuestro equipo de abogados penalistas está especializado en delitos de tráfico, por lo que pondrán a tu disposición todos sus conocimientos jurídicos para proporcionarte la mejor defensa en cualquier delito contra la seguridad vial.

En particular, contamos con abogados especialistas en delitos de alcoholemia al volante con una amplia experiencia, lo que les permite defender de la mejor manera tus intereses y facilitarte asistencia individualizada y de calidad.

A continuación te queremos contar uno de nuestros casos de alcoholemia:

Sobre las 3:15 horas del día 31 de marzo de 2014, el cliente de ABOGA2, conducía el vehículo de su propiedad, por las calles de Madrid, y fue interceptado por una patrulla de la Policía ya que no cedió el paso a esta obligando a los agentes a efectuar una maniobra evasiva para no impactar con los mismos.

absuelto-delito-alcoholemiaNuestro cliente fue condenado por el Juzgado de lo Penal como autor de un delito CONTRA LA SEGURIDAD VIAL DEL ART. 379.2 DEL CP, a la pena de ocho meses de multa con cuota diaria de 10 euros y privación del derecho a conducir vehículos de motor y ciclomotores por tiempo de un año y tres meses, y costas.

El Ministerio Fiscal recurrió la sentencia solicitando se ampliara la condena a 2 años, 6 meses y 1 día de retirada de carnet al entender que existía .reincidencia

El Abogado Jesús Ángel Lorenzo González, titular de ABOGA2, recurrió la sentencia solicitando la libre absolución del cliente.

La Audiencia Provincial de Madrid ha estimado el recurso planteado por ABOGA2 y el cliente ha sido absuelto.

absuelto-alcoholemiaNo siempre que se ha bebido alcohol y posteriormente se conduce se comete un delito contra la Seguridad Vial. En ABOGA2, actuando como abogados defensores de delitos de alcoholemia, siempre recomendamos la mejor defensa para un delito de alcoholemia siendo la misma no conducir después de beber. Es obvio pero quizá por la cultura hispánica a muchos de nuestros clientes se les ha olvidado.

Si has bebido y la policía te ha citado para un Juicio Rápido por Alcoholemia o por conducir bajo los efectos de las drogas debes saber que puedes defenderte y en ABOGA2 te ayudaremos.

Los aparatos que miden la Tasa de Alcohol tienen un porcentaje de error y no todas las conductas son delito.

La Audiencia Provincial de Madrid ha acogido nuestros argumentos y de una manera sencilla explica los mismos por lo que seguidamente la incorporamos por lo que la puedes leer en el pdf adjunto.

Así mismo, copiamos el texto de la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que absuelve de delito de alcoholemia.

Abogados Alcoholemia

Las infracciones por conducir un coche bajo la influencia del alcohol, pueden conllevar importantes sanciones administrativas, dando lugar a la responsabilidad civil del conductor bebido e incluso acabar imputándose al mismo por un delito contra la seguridad de tráfico, incurriendo aquel en responsabilidad penal, más aún cuando además si a causa de ello se produce un accidente de tráfico causando lesiones o la muerte de otro. En cualquiera de los casos vas a necesitar de un abogado que asuma tu defensa legal.

 

Abogados Alcoholemia, accidentesEs importante que en caso de que seas detenido contactes con un abogado para que te asista en tu declaración en sede policial y seas puesto en libertad cuanto antes. En ABOGA2 ponemos a tu disposición Abogados 24 horas, por lo que si llegas a ser detenido por una alcoholemia no dudes en contactar con nosotros.

Asimismo, conviene recordar que si has dado positivo en alcoholemia, los agentes remitirán el atestado al juez de Instrucción competente para la celebración del juicio rápido por alcoholemia que se celebrará normalmente a los cinco días de haberse cometido el delito, por lo que es conveniente que busques asistencia de un letrado con la mayor brevedad posible.

Nuestros abogados Alcoholemia en Madrid le pueden asistir en tu defensa penal por alcoholemia tanto si buscas abogados en Madrid como en cualquier otro punto de España, luchando por conseguir dejarte absuelto de delito conducir bajo los efectos del alcohol, o de no ser posible, pudiendo alcanzar conformidades con el Fiscal con importantes reducciones de la pena.

¿Qué se entiende por delito de alcoholemia?

Cualquiera de nosotros conocemos a alguien que ha cogido el coche después de beber pensando “que no va a pasar nada”. Pues bien, conducir borracho puede conllevar graves consecuencias, no solo acabando siendo condenados al pago de multas, sino inclusión acabar en prisión, y en todo caso se nos acabará imponiendo la pena de privación del permiso de conducir.

El delito de alcoholemia es uno de los delitos contra la seguridad vial tipificados por el Código Penal, consistente en la conducción de un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

¿Dónde se regula el delito de alcoholemia?

El delito de alcoholemia aparece regulado en el Capítulo IV del Código Penal bajo la rúbrica “De los delitos contra la Seguridad Vial”. Concretamente el Artículo 379 Código Penal dispone:

1. El que condujere un vehículo de motor o un ciclomotor a velocidad superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

2. Con las mismas penas será castigado el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.

 

Abogados AlcoholemiaNo obstante, esta regulación se complementa con ciertas normas de rango administrativo como son:

  • Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Circulación.
  • Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Vehículos.
  • Real Decreto 339/1990, Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial.
  • Ley 18/1989, de 25 de julio, de Bases sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.

¿Cuándo se considera que existe delito de alcoholemia?

Es importante determinar que se entiende por conducir bajo la influencia del alcohol, ya que no basta con que se hayan ingerido bebidas alcohólicas para que exista delito, sino que es necesario que la conducción se realice bajo los efectos de las mismas, alterándose las facultades del conductor.

Se entenderá que el conductor se encuentra influenciado por la ingesta de alcohol y por ende está incurriendo en un delito:

  • Cuando presente síntomas evidentes
  • Cuando la infracción denote una conducción peligrosa
  • Cuando se haya visto involucrado en un accidente de tráfico
  • En todo caso, cuando la prueba de alcoholemia arroje una tasa indicando que el nivel de alcohol excede los 0,6 gramos por litro de aire y/o 1,2 gramos por litro de sangre.

Conviene aclarar, que cuando en el atestado y la declaración de los agentes conste que el conductor presentaba síntomas tales como halitosis, ojos enrojecidos, habla pastosa, inestabilidad… no siempre implica que se haya cometido un delito de alcoholemia, sino que será necesario que la sintomatología que presenta el conductor sea de tal índole que resulte evidente que sus facultades se vieron mermadas por el alcohol. Los síntomas que presenta el conductor pueden ser suficientes para ser condenado por un delito contra la seguridad vial, o bien pueden ser prueba complementaria al test de alcoholemia

Por el contrario, conforme a lo dispuesto por la ley, siempre que el nivel de alcohol en sangre sea superior a 1,2 gr/l o el nivel de alcohol en aire espirado supere los 0,6 gr/l se considerará delito, aun cuando el conductor en ese caso no presentara síntomas externos de haber bebido (cosa que suele ser poco frecuente cuando la tasa arrojada es tan alta)

¿Con qué penas se castiga el delito de alcoholemia?

El delito de alcoholemia puede dar lugar a dos tipos de sanciones según la tasa arrojada en la prueba de alcoholemia:

  • Sanciones penales: siempre que la tasa de alcohol sea igual o mayor a 1,2 gr/l en sangre o 0,6 mg/l en aire espirado, o siendo inferior de su conducción o sintomatología se derive que conduce bajo la influencia del alcohol, se considera delito y se castigará con la pena de 3 a 6 meses de prisión, multa de 6 a 12 meses (de 360 euros a 144.000 euros) o trabajos en beneficio de la comunidad (de 31 a 90 días), y en todo caso con la retirada del carnet de conducir de uno a cuatro años.

Recordemos a raíz de esto, que la privación del derecho a conducir vehículos motorizados por tiempo superior a dos años, implica la pérdida del carnet de conducir.

  • Sanción administrativa: cuando el resultado del test de alcoholemia sea superior a 0,50 gr/l en sangre o 0,25 mg/l de aire espirado pero inferior a las tasas anteriores, se considera infracción administrativa y se castigará con una multa por cuantía de 500 euros y hasta 1.000 euros y la pérdida de entre 4 puntos del carnet.

No obstante, esta multa será de 1.000 euros y se perderán 6 puntos del carnet cuando la tasa arrojada superase el doble de lo permitido, es decir, si estuviera entre 0,51 mg/l y 0,60 mg/l en aire espirado.

 

Además, la cuantía de la multa también será de 1.000 euros, aunque la tasa no hubiera superado el doble de lo permitido, cuando fuera reincidente, habiendo sido sancionado el año inmediatamente anterior.

Conviene recordar que las tasas constitutivas de delito son menores para los profesionales y noveles, en cuyo caso se considerará delito cuando superen los 0,3 gr/l en sangre o 0,15 gr/l en aire espirado.

Además, los agentes podrán inmovilizar el vehículo y si obstaculizará la circulación procederán a retirarlo, corriendo todos los gastos de su inmovilización, traslado o deposito a cargo del conducto.

En todo caso, si la alcoholemia se tramita por la vía del juicio rápido, los Abogados Juicio Rápido Alcoholemia serán esenciales, pues de no conseguir la absolución pueden llegar a alcanzar una conformidad, beneficiándose el conductor de una rebaja en un tercio de la pena.

Abogados Alcoholemia¿Qué es la prueba de alcoholemia?

Para comprobar si un conductor ha bebido o no se le hace soplar mediante un “etilómetro digital”, comúnmente conocido como alcoholímetro. Si el resultado es positivo, es decir, superase los limites administrativos legalmente permitidos, los agentes someterán al conductor a realizar las dos pruebas reglamentarias, utilizando para ello un “etilómetro evidencial”.

  1. Etilómetro: es el aparato que mide el nivel de alcohol en aire espirado. Estos aparatos deben revisarse al menos una vez al año, ya que si no contaran con las debidas revisiones se entendería que la prueba carece de validez.

En cualquier caso, conviene recordar que existe un margen de error del etilómetro de la prueba de Alcoholemia, que será del 5% si hubiera sido fabricado hace menos de un año, o del 7,5%,desde que el aparato hubiera pasado su primera revisión.

Si en la primera prueba evidencial diera positivo, los agentes le someterán una segunda prueba, debiendo mediar en todo caso entre la primera y segunda prueba como mínimo un tiempo de 10 minutos.

Los agentes tienen la obligación de informar al conductor de sus derechos a formular alegaciones y a solicitar libremente, en caso de no estar de acuerdo con los resultados de las pruebas previamente realizadas, que se le someta a una analítica de sangre u orina en un centro médico, en cuyo caso los agentes adoptaran las medidas necesarias para su traslado al hospital más próximo.

Si el resultado de la analítica fuera negativo, los gastos se asumirán por la Jefatura de Tráfico, pero de ser positivo, deberán asumirse por el conductor, ascendiendo estos a unos 250 euros, por lo que desde ABOGA2 le recomendamos que si sabe que ha bebido no solicite su práctica.

¿Puedo negarme a hacer la prueba de alcoholemia?

Muchos conductores se han preguntado alguna vez qué pasaría si se negaran a someterse a hacer el test de alcoholemia. Sin embargo, la negativa a someterse a realizar la prueba de alcoholemia puede llegar a ser constitutiva de un delito, conllevando éste importantes sanciones, que se aplicaran sin perjuicio de las que pudieran corresponder por el delito de conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

Este carácter imperativo a someterse a la prueba de alcoholemia, rige para cualquiera de las pruebas requeridas por los agentes, es decir, tanto la primera como la segunda prueba son obligatorias y la negativa a cualquiera de ellas podría ser constitutiva de delito.

Además, la incapacidad para soplar de forma suficiente para realizar la prueba o si llegaran a resultar varios intentos fallidos, no exime de este delito cuando de la conducta se derive que existe voluntad firme y consciente del conductor de eludir la prueba.

¿Dónde está regulado el delito de negativa a someterse a la prueba de alcoholemia?

El Código Penal, en su artículo 383 tipifica este delito, y dispone concretamente:

El conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas a que se refieren los artículos anteriores, será castigado con la penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

También las pruebas de alcoholemia se regulan administrativamente por los artículos 12 de la Ley de Seguridad Vial y los artículos 20 a 26 del Reglamento General de Circulación. En concreto, dispone el artículo 12.2 de la LSV y 21 del RGC que «quedan obligados a someterse a las pruebas que se establezcan».

¿Cuándo se considera que existe delito de negativa a someterse a la prueba de alcoholemia?

Tal y como ha reconocido la jurisprudencia, para que podamos habla de delito y no de infracción administrativa, deben concurrir los siguientes requisitos:

  1. Requerimiento expreso y directo del agente de la autoridad de someterse a la prueba de alcoholemia
  2. Apercibimiento del agente informando al conductor de modo personal y directo de las consecuencias penales que la negativa puede acarrear
  3. Negativa expresa y directa del conductor, oponiéndose de forma consciente y reiteradamente a su cumplimiento.

¿Con qué penas se castiga la negativa a someterse al test de alcoholemia?

La ley castiga a los conductores que se nieguen a someterse a cualquiera de las pruebas de alcoholemia requeridas por los agentes con multas administrativas, o cuando haya mediado accidente o haya síntomas de embriaguez aguda, será constitutivo de delito, y se sancionará con la pena de prisión de 6 meses a un año y la privación del derecho a conducir de uno hasta cuatro años.

Asimismo, en estos casos, los agentes podrán proceder a la inmovilización del vehículo, en las mismas condiciones que de tratarse de un delito de alcoholemia.

 

Abogados AlcoholemiaComo puede observarse estas penas son incluso mayores que las previstas para el delito de alcoholemia, esto así porque de ser de otro modo, todos los conductores conscientes de que van a arrojar una tasa de alcohol constitutiva de delito optarían por negarse directamente a realizar la prueba.

Por todo lo expuesto, si has sido detenido o acusado por conducir bajo la influencia del alcohol o por negarse a realizar cualquiera de las pruebas, no dudes en buscar al mejor abogado especialista en alcoholemias en Madrid. En ABOGA2 estaremos encantados de ayudarte.

Si quieres leer la resolución puedes hacerlo en el siguiente enlace
Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Necesitas consultar a un abogado?

LLAMANOS AL

91 570 42 34

RELLENA EL

FORMULARIO

Volver arriba