Saltear al contenido principal

Negligencia m茅dica tumor. Error m茅dico extirpar tumor

Negligencia M茅dica Tumor. Error M茅dico Extirpar Tumor

Hoy traemos otro caso de NEGLIGENCIA M脡DICA O ERROR M脡DICO cometido por un doctor al no extirpar totalmente un tumor.

El caso de negligencia m茅dica es el siguiente.

Un paciente acude a un conocid铆simo centro privado contra el c谩ncer ubicado en Madrid teniendo cita con un cirujano especialista en otorrinolaringolog铆a que finalmente realiz贸 una operaci贸n quir煤rgica en la que se pretend铆a la extirpaci贸n total de un tumor cancer铆geno.

Pocos meses despu茅s de la primera intervenci贸n quir煤rgica EL PACIENTE se tuvo que someter a una segunda ya que en la primera no se le extirp贸 completamente el tumor

El Juzgado conden贸 al M脡DICO y al CENTRO M脡DICO a abonar m谩s de 11.000 euros por el error m茅dico cometido (por la negligencia m茅dica). La Audiencia Provincial de Madrid confirm贸 la sentencia y conden贸 en costas tanto al centro m茅dico como al m茅dico.

NEGLIGENCIA M脡DICA. TUMOR CANCER脥GENO. ERROR M脡DICO EXTIRPAR TUMOR.

A continuaci贸n transcribimos parte de la sentencia.

AP Madrid, sec. 8陋, S 6-10-2016, n潞 460/2016, rec. 748/2016

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- Por el Juzgado de Primera Instancia de Madrid, en fecha veintitr茅s de febrero de dos mil diecis茅is, se dict贸 sentencia cuyo fallo es del tenor literal siguiente:

芦Estimando parcialmente la demanda formulada por el Procurador, en nombre y representaci贸n del PACIENTE contra EL MEDICO y EL CENTRO MEDICO 聽condeno solidariamente a los demandados a abonar al demandante la suma de 11.967,82 euros con los intereses legales desde la reclamaci贸n judicial de la deuda y sin que proceda hacer expresa condena en costas.禄

SEGUNDO.- Contra la anterior resoluci贸n se interpuso recurso de apelaci贸n tanto por la representaci贸n procesal de EL MEDICO como de CENTRO MEDICO, los cuales fueron admitidos, y en su virtud, previos los oportunos emplazamientos, se remitieron las actuaciones a esta Secci贸n, sustanci谩ndose el recurso por sus tr谩mites legales.

TERCERO.- No estim谩ndose necesaria la celebraci贸n de vista p煤blica para la resoluci贸n del presente recurso, qued贸 en turno de se帽alamiento para la correspondiente deliberaci贸n, votaci贸n y fallo, lo que se ha cumplido el d铆a cinco de octubre de dos mil diecis茅is.

CUARTO.- En la tramitaci贸n del presente procedimiento han sido observadas en ambas instancias las prescripciones legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

La Sala acepta y da por reproducidos los Fundamentos de Derecho de la Sentencia de instancia, en los t茅rminos de esta resoluci贸n.

PRIMERO.- .- Antecedentes y objeto del recurso.-

1.- En la demanda planteada por EL PACIENTE se ejercita acci贸n de reclamaci贸n de cantidad para ser indemnizado de los da帽os sufridos por responsabilidad m茅dica de EL MEDICO, cirujano especialista en otorrinolaringolog铆a y frente a la demandada CENTRO MEDICO. como titular del centro m茅dico 聽en el que se realiz贸 la intervenci贸n al demandante.

El fundamento de la demanda es la intervenci贸n quir煤rgica realizada al demandante 聽a fin de proceder a la extracci贸n quir煤rgica de una lesi贸n tumoral en el l贸bulo profundo de la gl谩ndula par贸tida derecha. Esta intervenci贸n m茅dica no result贸 definitiva al no haberse extirpado completamente el tumor y fue necesario llevar a cabo una segunda intervenci贸n quir煤rgica. Se considera que no haber extirpado de forma completa el tumor constituy贸 una聽negligencia m茅dica聽y se reclama por el da帽o sufrido que se concreta en los d铆as de baja hospitalaria e impeditivos de la primera intervenci贸n quir煤rgica, en las molestias f铆sicas sufridas en el primer periodo postoperatorio y en el da帽o moral derivado de tenerse que haber sometido a una intervenci贸n quir煤rgica que fue in煤til y la preocupaci贸n del perjudicado por la posibilidad de que el tumor no extra铆do fuera maligno. Reclam谩ndose una suma global de 30.000 euros.

2.- Por los demandados, aceptando el hecho de la intervenci贸n realizada por el EL DOCTOR y los servicios m茅dicos prestados y su resultado, la persistencia de la lesi贸n que hizo necesaria una segunda intervenci贸n, se opone que no constituye una negligencia m茅dica y la indeterminaci贸n del da帽o reclamado.

3.- La sentencia de instancia estima parcialmente la demanda al considerar, a modo de s铆ntesis, que 禄 no se discute que en el postoperatorio de la primera intervenci贸n y en el seguimiento que llev贸 a cabo el DOCTOR, tras una nueva prueba de diagn贸stico por imagen pautada por este facultativo, fue cuando se descubri贸 que el tumor no hab铆a sido totalmente extirpado. Por lo tanto el seguimiento fue correcto y las pruebas de diagn贸stico acertadas. Por el contrario la reclamaci贸n se centra en la negligencia m茅dica que supuso la propia ejecuci贸n de la intervenci贸n quir煤rgica ya que con ella no se logr贸 lo que constitu铆a su objetivo que era la extirpaci贸n de la lesi贸n tumoral. Este hecho no resulta controvertido, incluso en la contestaci贸n a la demanda del demandado se indica 禄 El doctor pens贸 que extra铆a el tumor, cuando lo que en realidad extra铆a era una porci贸n de gl谩ndula par贸tida sin afectaci贸n tumoral禄. Por lo tanto es evidente que la intenci贸n del demandado con la intervenci贸n quir煤rgica era la extirpaci贸n total del tumor, y por ello precisamente pauta una nueva prueba de diagn贸stico y cuando comprueba que no ha sido extra铆do totalmente lo adecuado es llevar a cabo otra intervenci贸n.

Se opone tambi茅n por los demandados para negar la existencia de negligencia, lo delicado de la situaci贸n de la lesi贸n a extraer ya que es una zona muy sensible con riesgo de da帽o para el nervio facial. Este extremo tampoco se discute, por ello antes de prestar su consentimiento (documento 13) se informa al paciente de este riesgo (parestesia del nervio facial), pero la dificultad de la intervenci贸n por esta circunstancia debe formar parte de la pericia del cirujano, como lo demuestra que en la segunda intervenci贸n quir煤rgica si le fue extirpada la lesi贸n al demandante sin complicaciones posteriores. De ello se deriva que no exist铆a ninguna complicaci贸n o dificultad espec铆fica que no fuera la inherente a la intervenci贸n que justificara que en la primera cirug铆a no se lograra el resultado que se consigui贸 en la segunda, lo que implica una indebida por incompleta ejecuci贸n de la misma y por ello la responsabilidad que se reclama. 芦.

En relaci贸n con la cuantificaci贸n del da帽o, 芦… En el caso enjuiciado, la aplicaci贸n del baremo de tr谩fico a los d铆as de incapacidad temporal del demandante tras la primera intervenci贸n quir煤rgica, de acuerdo con la Resoluci贸n de 5 de marzo de 2014, de la Direcci贸n General de Seguros y Fondos de Pensiones, ser铆a de 71,84 euros por cada d铆a de estancia hospitalaria (215,52 euros) y de 58,41 euros por cada d铆a de incapacidad (1.752,3 euros), lo que sumar铆a 1.967,82 euros. La aplicaci贸n por lo tanto de las tablas del baremo de tr谩fico, a los d铆as de incapacidad temporal, incluyen tambi茅n el da帽o moral inherente a la lesi贸n, pero es los casos de reclamaci贸n por negligencia m茅dica como el presente sea de valorar que no se compensa razonable y ponderadamente el da帽o moral por la angustia que supone tenerse que someter a una nueva cirug铆a y la incertidumbre de la patolog铆a sufrida y si era benigno o no el tumor no extirpado, por lo que se considera que la indemnizaci贸n debe comprender la cantidad reclamada resultante del baremo 1.967,82 euros y 10.000 euros m谩s como da帽o moral complementario, lo que alcanza la suma de 11.967,82 euros. 芦, todo ello en los t茅rminos concretos que refleja el antecedente de hecho primero de esta resoluci贸n, que se corresponde con la parte dispositiva del mismo.

4.- El recurso planteado por la representaci贸n procesal DE EL MEDICO se fundamenta, a modo de s铆ntesis comprensiva de las alegaciones formuladas en el escrito de interposici贸n, en los siguientes motivos :

1潞) Inexistencia de relaci贸n contractual con el demandante, citando la STS de 3 de Mayo de 1999.

2潞) Condena basada en la obtenci贸n de un resultado, citando las SSTS de 30 de junio de 2009 y 28 de junio de 2013, entre otras.

3潞) Indefensi贸n por la falta de ratificaci贸n del perito.

4潞) Indebida aplicaci贸n del baremo por da帽os morales ante la inexistencia de secuela.

Se solicita la revocaci贸n de la sentencia, dictando otra por la que se desestime la demanda interpuesta, con imposici贸n de costas a la demandante en ambas instancias.

5.- El recurso planteado por la representaci贸n procesal DEL CENTRO MEDICO se fundamenta, a modo de s铆ntesis comprensiva de las alegaciones formuladas en el escrito de interposici贸n, en los siguientes motivos:

1潞) Error en la valoraci贸n de la prueba por la inexistencia de responsabilidad como se habr铆a acreditado de la pericial no ratificada.

2潞) Error en la cuantificaci贸n de los da帽os que centra en los d铆as de ingreso hospitalario y de baja, rechazando los da帽os morales.

Se solicita la revocaci贸n de la sentencia, dictando otra por la que se desestime la demanda interpuesta, con imposici贸n de costas a la demandante en ambas instancias.

6.- De contrario se interes贸 la confirmaci贸n de la Sentencia, de acuerdo, en lo sustancial, con los argumentos de la misma, con imposici贸n de costas a los apelantes.

SEGUNDO.- .- Recurso planteado por la representaci贸n procesal DEL MEDICO

Motivo primero: Inexistencia de relaci贸n contractual con el demandante, citando la STS de 3 de Mayo de 1999 .

Esta cuesti贸n se plantea novedosamente en esta alzada pues, como figura en la contestaci贸n a la demanda, se reconoce expresamente el hecho primero de la demanda, folio 122 de autos, en el que se hac铆a constar la existencia de relaciones jur铆dicas entre el demandante y demandado, como paciente del mismo, lo que supone introducir una f谩ctica 芦ex novo禄, que debe rechazarse, por la imposibilidad de defensa de la parte demandante, y por ende, con quiebra del tradicional principio 芦pendente apellatione nihil innovetur禄, cuesti贸n que evidentemente se sustrae de la debida contradicci贸n de la demandada en primera instancia, con la consiguiente indefensi贸n, proscrita por nuestro ordenamiento, y grave afectaci贸n de los principios de audiencia y contradicci贸n al propiciar la indefensi贸n de la parte contraria a la que se ha privado de su derecho a contra-alegar y proponer prueba sobre cuestiones que no fueron oportunamente aducidas en la fase de alegaciones de la anterior instancia, en que quedaron definitivamente delimitados los t茅rminos del litigio ( SSTS 14 de octubre de 1991 y 21 de abril de 1992, de 13 de Diciembre de 1952 y 3 de Abril de 1993, entre otras y STC 28 de septiembre de 1992), por ser cuesti贸n nueva, como dicen las sentencias del TS de 8 de marzo de 2001, 30 de marzo de 2001, 31 de mayo de 2001, 21 de abril de 2003, 17 de enero de 2005, fijando una doctrina citada por el Tribunal Supremo Sala 1 陋, en sus sentencias de 7 de marzo de 2006, n煤m. 197/2006, rec. 2264/1999 y 29 de mayo de 2006, n煤m. 533/2006, rec. 3361/1999.

Pero, a mayor abundamiento, como ya dijo esta A.P. de Madrid, Sec. 13陋, ST 17 de mayo de 2001, rec. 757/1998, Pte: Bustos G贸mez-Rico, Modesto, resolviendo las cuestiones atinentes a la naturaleza de la responsabilidad del m茅dico respecto al centro donde se desarrolla la intervenci贸n, como en el presente caso, por raz贸n de su adscripci贸n al cuadro m茅dico de la aseguradora del paciente, o donde presta sus servicios el primero, sin sujeci贸n o relaci贸n contractual directa con el paciente, ..sin perjuicio de que la afiliaci贸n a la Seguridad Social entra帽a la constituci贸n de una relaci贸n jur铆dica de claras connotaciones contractuales, al margen del derecho p煤blico a la protecci贸n de la salud –聽art铆culos 41 y 42 de la Constituci贸n聽-, que genera en el ciudadano enfermo el derecho a recibir la adecuada asistencia sanitaria y hospitalaria, y, correlativamente, en el centro dependiente de aquella la obligaci贸n de prestarla, poniendo a disposici贸n del enfermo los medios personales y t茅cnicos precisos para prestarla, en condiciones tales que tiendan a lograr de modo razonable y adecuado su curaci贸n, como tiene declarado el Tribunal Supremo en numerosas sentencias, que hoy constituyen un cuerpo de doctrina uniforme, y entre ellas las de 29 de octubre de 1992 , 18 de junio de 1998 y 30 de diciembre de 1999 ; ha de tenerse en cuenta que la m谩s moderna jurisprudencia ha acu帽ado la doctrina de la unidad de culpa civil, que permite, sin que ello suponga incongruencia de la resoluci贸n ni indefensi贸n en los demandados, en determinadas ocasiones, y siempre que, como sucede en el presente caso, los hechos sirvan de fundamento para cualquiera de ambas acciones, la de responsabilidad contractual y la extracontractual, admitir una u otra acci贸n, siquiera no hubiera sido calificada acertadamente en la demanda, pues lo importante e inmutable son los hechos, en tanto que la cita legal es alterable por principio contenido en el brocardo 禄 da mihi 芦factum禄 dabo tibi ius禄 – Sentencia de 6 de mayo de 1998 -. De tal modo que cuando un hecho da帽oso es violaci贸n de una obligaci贸n contractual y, al mismo tiempo, del deber general de no da帽ar a otro, hay una yuxtaposici贸n de responsabilidades (contractual y extracontractual) y da lugar a acciones que pueden ejercitarse alternativa y subsidiariamente, u optando por una u otra, o incluso proporcionando los hechos al juzgador para que este aplique las normas en concurso (de ambas responsabilidades) que m谩s se acomoden a aquellos, todo ello en favor de la v铆ctima y para lograr un resarcimiento del da帽o lo m谩s completo posible – Sentencias 22 de febrero de 1991 , 6 de octubre de 1992 , 15 de febrero de 1993 , 29 de noviembre de 1994 , 15 de junio de 1996 , 26 de febrero , 28 de junio y 31 de diciembre de 1997 , 6 de mayo , 18 de junio y 24 de julio de 1998 , 5 de julio , 2 y 10 de noviembre , 24 y 30 de diciembre de 1999 , 8 de febrero de 2000 , 24 de marzo de 2001 y auto de 11 de enero de 2000 , entre otras muchas-..

El motivo se desestima.

TERCERO.- .- Motivo segundo del recurso.- Condena basada en la obtenci贸n de un resultado.-

Se citan las SSTS de 30 de junio de 2009 y 28 de junio de 2013, entre otras, sin embargo, no pueden aceptarse las alegaciones al respecto.

1.- Doctrina y jurisprudencia sobre responsabilidad m茅dica.- Dice el Tribunal Supremo Sala 1陋, STS 3 de febrero de 2015, n潞 18/2015, rec. 2434/2012, citando las Sentencias de 7 de mayo de 2014, 20 de noviembre de 2009, 3 de marzo de 2010 y 19 de julio 2013 : 禄 La responsabilidad del profesional m茅dico es de medios y como tal no puede garantizar un resultado concreto. Obligaci贸n suya es poner a disposici贸n del paciente los medios adecuados comprometi茅ndose no s贸lo a cumplimentar las t茅cnicas previstas para la patolog铆a en cuesti贸n, con arreglo a la ciencia m茅dica adecuada a una buena praxis, sino a aplicar estas t茅cnicas con el cuidado y precisi贸n exigible de acuerdo con las circunstancias y los riesgos inherentes a cada intervenci贸n, y, en particular, a proporcionar al paciente la informaci贸n necesaria que le permita consentir o rechazar una determinada intervenci贸n. Los m茅dicos act煤an sobre personas, con o sin alteraciones de la salud, y la intervenci贸n m茅dica est谩 sujeta, como todas, al componente aleatorio propio de la misma, por lo que los riesgos o complicaciones que se pueden derivar de las distintas t茅cnicas de cirug铆a utilizadas son similares en todos los casos y el fracaso de la intervenci贸n puede no estar tanto en una mala praxis cuanto en las simples alteraciones biol贸gicas. Lo contrario supondr铆a prescindir de la idea subjetiva de culpa, propia de nuestro sistema, para poner a su cargo una responsabilidad de naturaleza objetiva derivada del simple resultado alcanzado en la realizaci贸n del acto m茅dico, al margen de cualquier otra valoraci贸n sobre culpabilidad y relaci贸n de causalidad y de la prueba de una actuaci贸n m茅dica ajustada a la lex artis, cuando est谩 reconocido cient铆ficamente que la seguridad de un resultado no es posible pues no todos los individuos reaccionan de igual manera ante los tratamientos de que dispone la medicina actual ( SSTS 12 de marzo 2008 ; 30 de junio 2009 )禄.

Es asimismo doctrina reiterada de esta Sala que los actos de medicina voluntaria o satisfactiva no comportan por s铆 la garant铆a del resultado perseguido, por lo que s贸lo se tomar谩 en consideraci贸n la existencia de un aseguramiento del resultado por el m茅dico a la paciente cuando resulte de la narraci贸n f谩ctica de la resoluci贸n recurrida (as铆 se deduce de la evoluci贸n jurisprudencial, de la que son expresi贸n las SSTS 25 de abril de 1994 , 11 de febrero de 1997 , 7 de abril de 2004 , 21 de octubre de 2005 , 4 de octubre de 2006 , 23 de mayo de 2007 y 19 de julio 2013 ).

Tambi茅n se cita en la recurrida la sentencia de 26 de abril de 2007 . Pero no se hace una lectura adecuada de la misma. En ella se condena al facultativo porque 芦ha habido un resultado prometido u ofertado que no se ha conseguido en la forma satisfactoria y adecuada que el interesado esperaba禄 y porque su actuaci贸n profesional se presenta efectivamente responsable por no resultar ajustada a la 芦lex artis ad hoc禄. Y es que una cosa es el origen del da帽o, contractual o extracontractual, y otra distinta la responsabilidad que, en medicina voluntaria o satisfactiva, se establece la sentencia que se cita, no por el hecho de no haberse obtenido el resultado sino porque ese resultado fue prometido u ofertado al paciente, no cliente, y porque este no se obtuvo en raz贸n a una mala praxis m茅dica. 芦.

2.- Aplicaci贸n al presente caso.- Como se ha rese帽ado anteriormente, el fundamento de la demanda es la intervenci贸n quir煤rgica realizada al demandante, a fin de proceder a la extracci贸n quir煤rgica de una lesi贸n tumoral en el l贸bulo profundo de la gl谩ndula par贸tida derecha. Esta intervenci贸n m茅dica no result贸 definitiva al no haberse extirpado completamente el tumor y fue necesario llevar a cabo una segunda intervenci贸n quir煤rgica, hechos probados no discutidos ya ni desvirtuados por los apelantes; la sentencia de instancia no acoge la tesis de la praxis m茅dica de los supuestos relativos a actos de medicina voluntaria o satisfactiva en los que pudiera exigirse un determinado resultado, como en los casos de cirug铆a est茅tica etc., sino que pone de manifiesto expresamente que 芦..en la segunda intervenci贸n quir煤rgica si le fue extirpada la lesi贸n al demandante sin complicaciones posteriores.聽De ello se deriva que no exist铆a ninguna complicaci贸n o dificultad espec铆fica que no fuera la inherente a la intervenci贸n que justificara que en la primera cirug铆a no se lograra el resultado que se consigui贸 en la segunda, lo que implica una indebida por incompleta ejecuci贸n de la misma y por ello la responsabilidad que se reclama..禄, es decir, en el presente caso, excepcionalmente, el resultado coincide con la praxis o actividad para el que estaba destinado el acto m茅dico, pues consist铆a en extraer el tumor en su integridad, lo que al no haberse efectuado por negligencia y sin causa justificativa, es claro que determina y da lugar a tener que realizar una nueva intervenci贸n, sin que por eso quepa calificarla de medicina voluntaria o satisfactiva, con los efectos que de ello se derivan, sino de una acreditada mala praxis generadora de una nueva operaci贸n con los consiguientes da帽os al paciente, que es cuesti贸n distinta, aunque ciertamente, y para concluir, tambi茅n prosperar铆a de considerarla de esa naturaleza voluntaria y relacionada con el resultado prometido, pues es claro que en buena l贸gica, el compromiso adquirido en su caso, siempre ser铆a la extracci贸n completa del tumor, no por partes y repitiendo operaciones, sin causa que lo justificase.

El motivo se desestima.

CUARTO.- .- Motivo tercero del recurso.- Indefensi贸n por la falta de ratificaci贸n del perito.

Se dan por reproducidos los fundamentos del Auto dictado por esta Sala, consentido y firme, de fecha 7 de Julio de 2016, en relaci贸n con la proposici贸n de prueba en esta alzada relativa a la ratificaci贸n de dicho dictamen pericial de parte, por ser innecesaria su ratificaci贸n ni haberse justificado s贸lidamente la raz贸n de su comparecencia, siendo por tanto in煤til e impertinente, por raz贸n de las restantes pruebas incorporadas a las actuaciones.

El motivo se desestima.

QUINTO.- .- Motivo cuarto: Indebida aplicaci贸n del baremo por da帽os morales ante la inexistencia de secuela.

Como recoge la STS, Sala 1陋, de fecha 19 de octubre de 2000 : 芦La jurisprudencia consolidada y ya antigua de esta Sala viene considerando la indemnizaci贸n por da帽os morales, reconociendo que su valoraci贸n no puede obtenerse de una prueba objetiva, pero no por ello se ata a los Tribunales de Justicia e imposibilita legalmente para fijar su cuantificaci贸n (Ss. de 27-7-1994, 3-11- 1995, 21-10-1996, que parten de la de 6-12-1912), a cuyo efecto ha de tenerse en cuenta y ponderar las circunstancias concurrentes en cada caso…La indemnizaci贸n por da帽os morales no trata de reparar la disminuci贸n del patrimonio, sino que lo que pretende es contribuir a sobrellevar el dolor, y ha de proyectarse directamente al 谩mbito de la persona que lo padece禄. El Tribunal Supremo, Sala 1陋, en sentencia de fecha 27-7-2006 , declara que el da帽o moral, en cuanto no haya sido objeto de un sistema de tasaci贸n legal, dado que no puede calcularse directa ni indirectamente mediante referencias pecuniarias, 煤nicamente puede ser evaluado con criterios amplios de discrecionalidad judicial, seg煤n la jurisprudencia inveteradamente viene poniendo de manifiesto.禄

En el presente caso est谩 justificada tanto su aplicaci贸n, por la afectaci贸n an铆mica y perjuicio extrapatrimonial, dentro del 谩mbito de ese dolor gen茅rico que supone tener que ser intervenido por segunda vez, con las connotaciones de la operaci贸n, antes descritas en cuanto a localizaci贸n corporal y entidad de la misma, y como resalta la sentencia de instancia 禄 La aplicaci贸n por lo tanto de las tablas del baremo de tr谩fico, a los d铆as de incapacidad temporal, incluyen tambi茅n el da帽o moral inherente a la lesi贸n, pero es los casos de reclamaci贸n por negligencia m茅dica como el presente sea de valorar que no se compensa razonable y ponderadamente el da帽o moral por la angustia que supone tenerse que someter a una nueva cirug铆a y la incertidumbre de la patolog铆a sufrida y si era benigno o no el tumor no extirpado… 芦, como la cuantificaci贸n del mismo, teniendo en cuenta que la acci贸n indemnizatoria por responsabilidad extracontractual es bien sabido que se estructura en los tradicionales elementos, consistentes en una acci贸n u omisi贸n negligente o imprudente, que en necesaria relaci贸n causal, origina la producci贸n de unos da帽os y perjuicios, debi茅ndose probar la cuant铆a de 茅stos, y que son ciertos, no dudosos, contingentes, hipot茅ticos o meramente posibles ( SSTS. de 13 de junio y 26 de octubre de 1981, 17 de septiembre de 1987, 14 de octubre de 1992, 17 de mayo de 1994, 22 de septiembre y 7 de noviembre de 1995, 8 de febrero y 1 de abril de 1996 y 20 de diciembre de 1997, entre muchas), estando establecido que la determinaci贸n del denominado 芦quantum indemnizatorio禄 es una funci贸n propia de los 贸rganos de instancia cualquiera que sea su fuente contractual o extracontractual ( SSTS. de 30 de Diciembre y 29 de Noviembre de 1994 y 22 de Mayo de 1995, entre otras), limitada a la suma de diez mil euros, a los que se suman acertadamente los 71,84 euros por cada d铆a de estancia hospitalaria (215,52 euros) y de 58,41 euros por cada d铆a de incapacidad (1.752,3 euros), lo que sumar铆a 1.967,82 euros, de acuerdo con la aplicaci贸n del baremo de tr谩fico a los d铆as de incapacidad temporal del demandante tras la primera intervenci贸n quir煤rgica, de acuerdo con la Resoluci贸n de 5 de marzo de 2014, de la Direcci贸n General de Seguros y Fondos de Pensiones.

Todo lo anteriormente expuesto lleva a colegir la desestimaci贸n del recurso, confirmando la sentencia apelada.

SEXTO.- .- Recurso planteado por la representaci贸n procesal de EL CENTRO MEDICO Motivos primero y segundo: Error en la valoraci贸n de la prueba por la inexistencia de responsabilidad como se habr铆a acreditado de la pericial no ratificada, y cuantificaci贸n de los da帽os.-

Se abordan conjuntamente por su directa relaci贸n al haber sido ya resuelto en el anterior recurso planteado por el m茅dico recurrente, para evitar repeticiones innecesarias; y as铆, deben darse por reproducidos los fundamentos de derecho 2潞, 3潞, 4潞 y 5潞, en cuanto a la responsabilidad solidaria del centro donde se llev贸 a cabo la operaci贸n quir煤rgica, en uni贸n del m茅dico codemandado, por constituir pac铆fica doctrina y jurisprudencia que en el il铆cito culposo, con pluralidad de agentes, responden solidariamente los mismos, pudiendo el perjudicado dirigirse contra cualquiera de ellos, al amparo del art铆culo 1.902 en relaci贸n con 1.144 del CC聽., seg煤n reiterada doctrina y jurisprudencia, sin que exista litisconsorcio pasivo necesario ( SS.TS. de 3 de Julio de 1995, 14 de Diciembre de 1996, y 31 de Enero y 20 de octubre de 1997, entre otras), as铆 como la improcedencia de la pr谩ctica de la ratificaci贸n del perito, habiendo sido debidamente cuantificados los da帽os.

Todo lo anteriormente expuesto lleva a colegir la desestimaci贸n del recurso, confirmando la sentencia apelada.

S脡PTIMO.- Costas de esta alzada.-

Se imponen a los apelantes por la desestimaci贸n de su recurso, al amparo del art铆culo 398 de la L.E.C.

Vistos los art铆culos citados y dem谩s de general y pertinente aplicaci贸n.

FALLO

Que debemos DESESTIMAR los recursos interpuestos por la representaci贸n procesal de EL DOCTOR y de EL CENTRO MEDICO., frente AL PACIENTE, contra la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia de Madrid la cual se confirma en su integridad, con imposici贸n de las costas de esta alzada a los apelantes.

En cumplimiento de lo dispuesto en el art铆culo 208.4潞 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, p贸ngase en conocimiento de las partes que contra esta resoluci贸n no cabe recurso ordinario alguno, sin perjuicio de que contra la misma puedan interponerse aquellos extraordinarios de casaci贸n o infracci贸n procesal, si concurre alguno de los supuestos previstos en los art铆culos 469 y 477 del texto legal antes citado, en el plazo de veinte d铆as y ante esta misma Sala.

As铆 por esta nuestra sentencia, de la que se unir谩 certificaci贸n literal al Rollo de Sala, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Abogados expertos en negligencias m茅dicas

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba