Saltear al contenido principal

Hipoxia en bebés

Hipoxia En Bebés

El embarazo es un período muy bello, toda la familia espera con ilusión al bebé, pero algunas veces los finales no siempre son como uno espera.

Tanto en el embarazo como en la vida pueden ocurrir circunstancias que no estén dentro de nuestros planes. ¿Qué pasaría si el embarazo finalmente resulte ser de riesgo o surjan complicaciones? ¿Y si esas complicaciones se deban a una mala atención o actuación de los sanitarios?

En el presente artículo vamos a hablar de una deficiente atención o práctica del personal sanitario en el momento del parto como es la que tiene como consecuencia la hipoxia fetal.

¡Atención!

No se quiere generalizar que este tipo de daños sean exclusivamente como consecuencia de la actuación de los sanitarios, existen otro tipo de causas que comentaremos a lo largo del artículo.

Pero…. ¿sabes qué es la hipoxia fetal? ¿Sabes los síntomas y consecuencias que conlleva?

¡Te lo explicamos!

¿Qué es la hipoxia fetal?

La hipoxia fetal es la falta de oxígeno en los tejidos tanto antes, como durante y después del parto, el oxígeno es fundamental para las funciones vitales del feto.

¿Qué ocurriría si ese oxígeno disminuyese o simplemente no hubiese?

Que el metabolismo de la glucosa se reduciría y como consecuencia las células no pueden producir la energía suficiente para poder desarrollarse, concluyendo en un fatídico final por la muerte de la misma. Al no recibir la glucosa necesaria, la célula no puede mantenerse y termina muriendo.

¿Cuáles son las posibles causas de la hipoxia?

No son pocas las causas que provocan la hipoxia fetal, ya que pueden derivarse de diferentes factores de riesgo, como, por ejemplo:

  • Causas relacionadas con el equipo médico (que son las que vamos a tratar)
  • Causas relacionadas con la gestante o el feto/bebe:
  • Cuando se trata de un parto prematuro y el bebé sea más pequeño de lo habitual puede ocurrir que surja una microcefalia.
  • Cuando el feto presenta problemas
  • Antecedentes maternos de anemia, tabaquismo o alcoholismo
  • Que el cordón umbilical comprima al feto
  • Anemia en el embarazo o enfermedades cardiopulmonares de la madre
  • Hipertensión materna o anomalías en la contracción uterina
  • Desprendimiento prematuro de la placenta o, en su caso, insuficiencia de la placenta

Posibles consecuencias de la hipoxia:

Como hemos comentado anteriormente, la hipoxia es la falta de oxígeno que afecta a todos los órganos y sistemas del feto. El daño que se produzca dependerá del tiempo que el bebé haya estado privado de oxígeno y de la cantidad recibida.

Encontramos dos tipos de consecuencias:

  • Leves, en donde el feto ha sido privado mínimamente de oxígeno y puede ser que se recupere rápidamente, produciéndose daños reversibles.
  • Graves, en donde el feto ha estado privado de oxígeno de forma contundente, se menciona que el plazo de tiempo puede ir desde los 5 a los 20 minutos, no se puede determinar de forma precisa debido a que cada ser humano es diferente.

 

Una vez se hayan producido este tipo de consecuencias, el feto puede incluso llegar a sufrir problemas cardiacos, cerebrales, del sistema nervioso central… Hay que tener en cuenta, que el oxígeno es vital para el cerebro, tanto para del feto como para el del bebé, ambos necesitan ese oxígeno para el normal desarrollo del cerebro.

Uno de los problemas más importantes y los cuales no pueden ser tratados ni regenerados por el propio organismo es aquel relacionado con el Sistema Nervioso Central. Su nombre clínico se conoce como encefalopatía hipoxia-isquémica, y es una de las lesiones cerebrales más graves de los neonatos.

Esta encefalopatía se produce al verse reducido el suministro de oxígeno junto la reducción de la sangre al encéfalo, lo que comúnmente conocemos como cerebro, cerebelo y tronco encefálico.

¿Y cuáles son las consecuencias de este tipo de lesiones?

  • Problemas respiratorios graves
  • Convulsiones espontáneas
  • Tono muscular bajo
  • Pocos reflejos

Un problema respiratorio grave desde el inicio de la vida puede condicionártela de forma severa, limitándote en la mayoría de las actividades de tu día a día.

Otro de los problemas muy importantes y que la sociedad no está al tanto de ello es la parálisis cerebral, tiene consecuencias similares a la hipoxia-isquémica, entre ellas encontramos:

  • Rigidez muscular
  • Variaciones en el tono muscular
  • Falta de equilibrio
  • Dificultad motriz para andar o realizar actividades comunes diarias
  • Dificultad para hablar, comer y aprendizaje
  • Retraso en el desarrollo del habla
  • Afecciones de salud mental

¿Cómo reclamar este tipo de negligencias médicas?

Antes de nada, hay que hacer hincapié en que la hipoxia no siempre tiene su origen en factores humanos, sino también en naturales o maternos.

La posibilidad de una reclamación de responsabilidad civil o responsabilidad patrimonial se centra en los diferentes factores humanos, donde deberá acreditarse que ha concurrido una mala praxis y que el equipo médico no ha seguido su lex artis (diligencia exigible en todo acto o tratamiento médico), sino que ha actuado de forma imprudente.

Para poder llevar a cabo este tipo de relación será necesario demostrar a través de la lex artis que la forma de actuar debió ser otra, para ello será necesario un perito médico que lo demuestre.

Una vez el perito haya realizado sus actuaciones, se trabajará de forma conjunta con los abogados para realizar la oportuna demanda.

En este tipo de asuntos, antes de presentar la reclamación, será necesario recabar toda la información y documentación clínica posible, podemos encontrar:

  • Informe de quirófano
  • Informes de hospitalización y/o UCI
  • Registro tococardiaco: registro que permite evaluar el estado de salud fetal.
  • Gráfica de monitorización fetal: es un gráfico que recoge los latidos del feto/bebé y la actividad uterina de la madre
  • Partograma: Documento donde se recogen datos del parto
  • PH fetal

Una de las pruebas más importantes durante el parto es el examen del pH del cuero cabelludo fetal, esta prueba se lleva a cabo durante el propio parto y la finalidad es determinar si el bebé está recibiendo el suficiente oxígeno.

Para medir el pH se toma una muestra de sangre del cuero cabelludo del bebé donde se comprobará la cantidad de oxígeno que está recibiendo.

Este tipo de documentos mencionados deben de ser examinados por un abogado experto en el tema, esto quiere decir, un abogado especialista en negligencias médicas y un perito.

 

Si tu hijo ha sufrido hipoxia y padece secuelas que hubieran sido evitadas con una buena actuación médica o conoces a alguien que le haya ocurrido, contacta con nuestro equipo de profesionales, en ABOGA2 somos especialistas en negligencias médicas.

Llámanos, explícanos tu caso y nuestros abogados te orientarán en el procedimiento. Trabajamos con los mejores peritos, ellos elaborarán los informes necesarios que serán de gran utilidad.

El trabajo conjunto de ABOGA2 y los peritos demostrarán la mala praxis y la oportuna reclamación.

Estamos abiertos a ayudarte a ti y a tu familia a conseguir la indemnización correspondiente para asegurar una vida mejor de vuestro pequeño/a. Ante la duda, siempre es mejor informarse.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba