Abogados Accidentes de Tráfico

Si has sufrido un accidente de tráfico y necesitas asesoramiento por parte de un experto en la materia, ABOGA2 somos tu despacho de confianza, reclamaremos por ti, a la compañía aseguradora, la mejor indemnización, sin que tengas que preocuparte por ello.

En nuestros despachos de Madrid, Alcalá de Henares y Salamanca los profesionales que conforman ABOGA2 te asesoran para poder afrontar los problemas jurídicos de la mejor manera posible. Contamos con abogados especializados en las diferentes ramas del derecho y  trabajamos en todo el territorio nacional.

“ABOGA2, tu despacho de confianza”.

Índice

  1. ¿Tengo derecho a reclamar una indemnización por los daños sufridos?
  2. Plazo de prescripción para solicitar una indemnización.
  3. Como solicitar una indemnización.
  4. ¿Qué debe cubrir la indemnización?
  5. ¿Qué ocurre si no recibo oferta motivada por parte de la compañía aseguradora?
  6. ¿Qué ocurre si la compañía aseguradora me ofrece menos de lo esperado?
  7. Reclamación al consorcio de Compensación de Seguros.

Tras sufrir un accidente de tráfico ya seas tú el conductor o bien un mero pasajero de uno de los vehículos envueltos en el accidente, y a consecuencia de ello, has sufrido lesiones (daños personales), aquí tienes toda la información imprescindible para afrontar la situación.

En muchas ocasiones tras sufrir un accidente no sabemos cómo proceder y qué pasos debemos seguir, tampoco somos conocedores de si tenemos derecho a percibir alguna indemnización y en el caso de que tengamos derecho a ello, que cuantía nos correspondería.

Claro está, que si hemos sufrido daños en nuestra persona, nuestra prioridad será recuperarnos del accidente sufrido, motivo por el que a la reclamación del seguro se refiere, es mejor dejarse asesorar y ponerse en manos de profesionales que cuenten con una experiencia amplia en la materia, hecho importante del que dependerá el éxito conseguido en el procedimiento de reclamación.

1. ¿Tengo Derecho a reclamar una indemnización por los daños sufridos?

Si has sufrido un accidente de tráfico y como consecuencia del mismo le han ocasionado daños personales, posiblemente tenga derecho a percibir una indemnización.Vamos a ver, a continuación, en qué casos podrás reclamar a la compañía aseguradora una indemnización.

Tendrás derecho a ser indemnizado en el caso de que te encontraras conduciendo y el accidente ha sido por culpa de otro vehículo.

Otro caso en el que podré tener derecho a ser indemnizado por los daños personales sufridos en un accidente de tráfico del cual la culpa haya sido mía, es si tengo una póliza de seguro a todo riesgo, esta modalidad de seguro suele incluir una cobertura denominada seguro del conductor, que se encarga de cubrir los daños personales.

También tendrás derecho a ser indemnizado en el caso de haber sufrido daños al viajar en el coche como pasajero, tanto si te encontrabas en el vehículo que ha provocado el accidente, como si viajabas en alguno de los vehículo implicados en el mismo, así como, si lo ocurrido ha sido en un vehículo privado o en transporte público.

Otro supuesto, es si te encontrabas caminando por la calle y has sufrido un atropello en un paso de cebra o semáforo o bien si se puedes demostrar que ha existido dolo o negligencia por parte del conductor del vehículo, en este caso, también tendrás derecho a reclamar una indemnización a la compañía aseguradora.

2. Plazo de prescripción para solicitar una indemnización

Es muy importante tener en cuenta y saber el plazo del que disponemos para poder reclamar a la compañía aseguradora.

Primero de todo, hay que saber que nos encontramos ante una responsabilidad extracontractual, y por tanto, dispondremos de un plazo de prescripción para ejercer la acción de 1 año.

Y en segundo lugar, hay que tener claro cuando empieza a correr este plazo de prescripción.

Por ejemplo, en el caso de que se hubiera estado hospitalizado, el momento del alta definitiva, sería la fecha en la que empezaría a contar el plazo para la prescripción.

3. Como solicitar una indemnización

El procedimiento a seguir en el caso de reclamar una indemnización a una compañía aseguradora será el siguiente, en la mayor parte de los casos.

Primero de todo el abogado especializado en la materia, estudiara toda la documentación de la que disponga, y en el caso de no disponer cierta documentación relevante para el caso y que sea necesaria para empezar con el procedimiento nos encargaremos de solicitarla ya sea a la compañía aseguradora o bien al centro médico que corresponda.

Una vez disponemos de toda la documentación necesaria, lo habitual cuando existen daños corporales es realizar un peritaje o valoración del daño corporal, este informe realizado por médicos especialistas nos servirá de pilar junto con el resto de documentación para solicitar la indemnización.

Además, se realizara un cálculo aproximado de lo que debería ofrecer la compañía aseguradora como cuantía indemnizatoria.

 “Nuestro objetivo, conseguir para usted la máxima indemnización”

Una vez tengamos toda la documentación anterior, nos pondremos en contacto de forma fehaciente con la compañía aseguradora, para que ofrezcan una indemnización, a través de la oferta motivada y en todo caso poder iniciar la negociación de la misma.

Llegado a este punto, pueden suceder dos cosas, que la oferta motivada, hecha por parte de la compañía aseguradora sea lo esperado y por tanto,  aquí se produciría una aceptación de la cuantía indemnizatoria por parte del cliente y finalizaría el procedimiento o bien que dicha cuantía esté por debajo de lo estimado y por tanto, tengamos que acudir a la vía judicial.

Nuestros abogados son profesionales honestos, que velarán por sus intereses.

“Tan solo los tendrá que abonar nuestros honorarios en caso de cobrar la indemnización.”

4. ¿Qué debe cubrir la indemnización?

La oferta motivada que realice la compañía aseguradora deberá cubrir por separado tanto los daños materiales como los personales. Es por este motivo la importancia de presentar un peritaje del daño corporal sufrido, para poder determinar con exactitud la cuantía indemnizatoria.

La indemnización se calculara en base a las tablas recogidas en el Baremo de la Ley 35/2015 de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación.

5. ¿Qué ocurre si no recibo oferta motivada por parte de la compañía aseguradora?

Hay que señalar que la compañía aseguradora dispone del plazo de tres meses para presentar la oferta motivada, esto es importante, ya que pasado este plazo empiezan a devengase los intereses de demora.

Si el perjudicado ha realizado una reclamación correcta, que cumpla los requisitos tales como: reclamación hecha con envío fehaciente, cuantificación aproximada, aportación de partes e historial médico, correcta identificación del conductor  y aseguradora, descripción del accidente, etc… a la compañía seguradora, esta, si no quiere ser sancionada económicamente y con devengo de intereses deberá presentar oferta motivada.

La compañía seguradora, tan solo podrá no presentar la oferta motivada si concurre una respuesta motivada de denegación. Por tanto, no valdrá no presentar oferta motivada o presentar denegación sin fundamentar.

6. ¿Qué ocurre si la compañía aseguradora me ofrece menos de lo esperado?

Hay que tener claro que, la aceptación inicial de la oferta realizada por la compañía aseguradora no significa que el perjudicado pueda emprender las acciones legales oportunas, si considera que la cuantía indemnizatoria es menor a la que cree que le corresponde.

Por tanto, el damnificado puede aceptar la cuantía que la compañía seguradora le ofrezca en principio y seguidamente interponer demanda para intentar una mayor indemnización.

7. Reclamación al Consorcio de Compensación de Seguros

El Consorcio de Compensación de Seguros es una entidad adscrita al Ministerio de Economía y Hacienda, cuya función es la de fondo de garantía y como objeto tiene indemnizar de los daños causados por vehículos motorizados particulares en ciertos casos cuando un seguro privado no quiera asumir los daños, además de ser el asegurador directo de los vehículos de entidades públicas.

El Consorcio de Compensación de Seguros tiene personalidad jurídica propia y plena capacidad de obrar, en su estatuto legal está regulado su marco de actuación.

Los principales siniestros en los que presta cobertura el Consorcio de Compensación de Seguros son los siguientes:

  • Indemnización a las personas que han sufrido un accidente en España y que les ha causado daños materiales y personales un vehículo desconocido.
  • Indemnizar de los daños materiales y personales ocasionados por un vehículo no asegurado a las personas con residencia habitual en España o bien que tengan propiedades en el país.
  • Indemnizar de los daños materiales y personales sufridos por un vehículo a motor asegurado en España y que haya sido robado.
  • También se encarga de indemnizar a los agraviados por accidente de tráfico, en el caso de que la compañía aseguradora del vehículo causante del daño se encontrara en insolvencia o bien en concurso.

Debemos tener en cuenta que el Consorcio de Compensación de Seguros gestiona un fichero informativo de vehículos asegurados, de esta forma las personas que hayan resultado perjudicadas a causa de un accidente de tráfico podrán saber con rapidez la compañía aseguradora del vehículo que le ha ocasionado los daños.

Para obtener acceso a este fichero será necesario cumplir una serie de requisitos:

Primero de todo ser parte perjudicada por el accidente sufrido y que ha ocasionado los daños personales o materiales.

Y en segundo lugar, hay que descargar un modelo desde la página web del Consorcio de Compensación y que deberán constar los siguientes datos:

  • Datos personales de la persona que lo solicita.
  • La matrícula del vehículo que ha ocasionado los daños.
  • La fecha en que se produjo el accidente.
  • Los daños producidos, tanto personales como materiales.

Además de lo anterior deberá deberemos adjuntar ciertos documentos tales como;

  • Una copia del parte de daños o bien la declaración amistosa del accidente sufrido.
  • Y en caso de actuar en nombre de una persona jurídica deberá acreditarse dicha representación.

Este fichero resulta de gran ayuda para identificar vehículos implicados en accidentes siempre y cuando se conozca la matricula.

Nuestros abogados expertos en accidentes de tráfico en Madrid, Alcalá de Henares y Salamanca aunque trabajamos en todo el territorio nacional. Nuestros profesionales estarán encantados de asesorarle y le ayudarán a conseguir la indemnización que merece tras haber sufrido un accidente de tráfico.”

A continuación adjuntamos una Sentencia del Tribunal Supremo donde se ponen de manifiesto cuestiones tales como la responsabilidad extracontractual, que se entiende por fecha de la estabilización de las lesiones, el periodo de incapacidad temporal.

Sentencia del Tribunal Supremo Sala 1ª, S 21-01-2013, nº 10/2013.

 ANTECEDENTES

1. A resultas de las lesiones y secuelas sufridas en accidente de circulación ocurrido el 16 de junio de 2004, el perjudicado, D. Hipolito, formuló demanda contra la aseguradora del vehículo causante, Mutua General de Seguros, en ejercicio de acción directa y reclamación de la pertinente indemnización más intereses del artículo 20 LCS EDL 1980/4219 y costas. En apoyo de tales pretensiones aportó dictamen pericial, que, en síntesis, fijaba el día de alta en la fecha en que el INSS declaró la incapacidad (16 de febrero de 2006), concedía una puntuación total por secuelas de 37 puntos, y valoraba el daño de acuerdo con las cuantías actualizadas para 2006.

2. La entidad aseguradora no negó su responsabilidad pero sí mostró su disconformidad con la cuantía reclamada como indemnización, por entender que la víctima había contribuido culposamente al resultado (aducía que no llevaba cinturón de seguridad), que el periodo de baja era menos extenso, que las secuelas debían recibir menor puntuación y que el daño debía valorarse económicamente de acuerdo con las cuantías vigentes en el momento en que ocurrió el siniestro (año 2004).

3. El Juzgado estimó parcialmente la demanda y fijó la indemnización en 145 063,31 euros. Además de descartar la concurrencia de culpas, en relación con las cuestiones controvertidas en casación declaró, en síntesis, lo siguiente: a) que la baja duró hasta el alta médica -15 de diciembre de 2005- y no hasta que se declaró la invalidez en el ámbito laboral; b) que para computar las secuelas (37 puntos) debía prevalecer la pericial de la parte actora, dado que fue el único perito que reconoció personalmente a la víctima; c) que el factor corrector de incapacidad permanente no viene determinado por la calificación laboral, pues también han de ser valorados otros aspectos familiares y personales y no solo la pérdida de capacidad para trabajar, lo que permite prescindir del alcance de la resolución del INSS y atender al resultado de la prueba practicada en el pleito civil, que acreditaba que la invalidez sufrida solo tiene carácter total y no absoluta porque la víctima podía valerse por sí misma sin ayuda de terceras personas; d) que en orden a su cuantificación, debía estarse a las cuantías fijadas para el año 2005 en que se estabilizaron definitivamente las lesiones; y e) que la conducta de la aseguradora en el pleito penal y en el civil, en que consignó distintas cantidades (en el civil puso a disposición del actor la suma de 85978,45 euros) y el carácter razonable de su oposición (algunas razones fueron estimadas), era causa justificada para la no imposición del recargo por mora del artículo 20 LCS. EDL 1980/4219.

4. La AP desestimó el recurso del demandante y confirmó la sentencia apelada. En síntesis razonó: a) que el periodo de baja se extiende hasta la finalización del tratamiento curativo (15 de diciembre de 2005), sin que pueda extenderse hasta la fecha en que se reconoció administrativamente la incapacidad laboral; b) que, en consecuencia, el daño acreditado debía valorarse con arreglo a las cuantías actualizadas para el año 2005; c) que en orden a la aplicación del factor de corrección de incapacidad permanente, no resultan vinculantes las decisiones adoptadas en el ámbito laboral, cuyas definiciones no pueden trasladarse de forma automática al civil, en que se ha de estar al resultado de la prueba; d) que la conducta de la aseguradora no podía calificarse de morosa o no diligente, pues además de consignar en el previo pleito penal en plazo (14 de septiembre de 2004) una suma (24 683,58 euros) y pedir que se declarase su suficiencia (sin que el Juzgado se pronunciase al respecto), también consta que al iniciarse el presente pleito civil se consignó la cantidad de 85 978 euros, que fue cobrada el 18 de junio de 2008.

La parte demandante interpuso recurso de Casación ante el Tribunal Supremo contra la Sentencia dictada por la audiencia Provincial.

Por su parte el Tribunal Supremo ante las pretensiones de la parte demandante acordó lo siguiente;

En cuanto a la incapacidad permanente el Tribunal supremo manifestó; que los factores de corrección para las indemnizaciones básicas por lesiones permanentes. Tabla IV. Quedando también vulnerado el art. 1902 del Código Civil EDL 1889/1 ».

El motivo defiende que la decisión de la jurisdicción social en cuanto al grado de invalidez ha de ser respetada por la jurisdicción civil, lo que supondría, en este caso concreto, reconocer al recurrente, como factor corrector de la indemnización básica por lesiones permanentes, una incapacidad permanente absoluta en lugar de la total que apreció la AP. Lo que llevo a la desestimación de este motivo.

Factor corrector por incapacidad permanente.

La Tabla IV del Anexo LRCSVM contempla diversos factores de corrección de las indemnizaciones básicas por lesiones permanentes, entre estos, el de las lesiones permanentes que constituyan una incapacidad para la ocupación o actividad habitual de la víctima, con un incremento de menor a mayor cuantía, según la limiten en parte o totalmente o lleguen a privar al afectado de cualquier ocupación o actividad al margen de la habitual (SSTS de 29 de diciembre de 2010)

En particular, del factor corrector por incapacidad permanente parcial, total o absoluta, ha declarado esta Sala (STS del Pleno de 25 de marzo de 2010 RC núm. 1741/2004 EDJ 2010/26264 , y SSTS de 19 de mayo de 2011, RC núm. 1793/2007 y 23 de noviembre de 2011, RC núm. 1631/2008 EDJ 2011/299877 , entre las más recientes, todas ellas acogiendo un criterio seguido por la doctrina de la Sala de lo Social en STS (Social), 17 de julio de 2007, RCU 4367/2005 EDJ 2007/184444 ), que dicho factor tiene como objeto principal el reparar el daño moral ligado a los impedimentos de cualesquiera ocupaciones o actividades, siempre que merezcan el calificativo de habituales, conclusión que se alcanza valorando, entre otras razones, que en la enunciación del factor de corrección se utiliza el término «ocupación o actividad habitual» y no se contiene ninguna referencia a la actividad laboral del afectado, así como que, de acuerdo con la explicación del sistema que contiene el Anexo segundo, b), con relación a dicha Tabla IV, se trata de un factor de corrección compatible con los demás de la Tabla, entre los que se encuentra el factor de corrección por perjuicios económicos. La falta de vertebración de los tipos de daño de que adolece el Sistema de valoración impide afirmar que este factor de corrección sólo cubre daños morales y permite aceptar que en una proporción razonable pueda estar destinado a cubrir perjuicios patrimoniales por disminución de ingresos de la víctima; pero no puede aceptarse esta como su finalidad única, ni siquiera principal. Cuando se trata del factor corrector de incapacidad permanente total, su aplicación depende de la concurrencia del supuesto de hecho, consistente en la realidad de unas secuelas de carácter permanente que además incidan en la capacidad de la víctima de manera tal que la priven totalmente de la realización de las tareas propias de su ocupación o actividad habitual.

SSTS de Pleno de 17 de abril de 2007 EDJ 2007/39652 y posteriores, que el daño debió valorarse con arreglo a las cuantías del año 2006, por ser, a juicio de la parte recurrente, la fecha en que tuvo lugar la estabilización de las lesiones, cuando antes se ha dicho, en contra de lo postulado, que las lesiones se estabilizaron y, por tanto, que el periodo de baja finalizó, con el alta médica definitiva dictada el 12 de diciembre de 2005, dato que permite calificar de correcta la decisión de la AP de valorar económicamente los daños con arreglo a las cuantías vigentes para ese año 2005.

Periodo de incapacidad temporal.

Estima el tribunal Supremos que por regla general, el conocimiento del daño sufrido que ha de determinar el comienzo del plazo de prescripción lo tiene el perjudicado al producirse el alta definitiva, en la medida que en esta fecha se declaran estabilizadas las lesiones y se concretan las secuelas o, lo que es igual, se determina en toda su dimensión el daño personal y los conceptos objeto de indemnización.

Ahora bien, compatible con dicha doctrina es también la que ha venido y viene considerando en la actualidad ( SSTS de 11 de febrero de 2011, 20 de septiembre de 2011, 22 de febrero de 2012, entre las más recientes) que si de las lesiones causadas por el hecho generador de la responsabilidad civil extracontractual que se reclama se derivan secuelas determinantes de incapacidad permanente, cuya fijación no se concreta en el momento del alta definitiva sino que se precisa una resolución posterior, el plazo anual de prescripción de dicha acción aquiliana no ha de comenzar a computarse hasta que no recae resolución firme (ya sea en vía administrativa, si no se impugna, o en vía judicial, si fue necesario agotar esta para dilucidar definitivamente la contienda al respecto) concretando tal situación de invalidez, en el grado que corresponda, por ser entonces, y no en la fecha del alta, cuando el perjudicado tiene perfecto conocimiento del daño sufrido. En aplicación de este último criterio jurisprudencial, esta Sala ha declarado que si se ha seguido expediente para dirimir definitivamente cuáles han sido las consecuencias de repercusión de las lesiones en la capacidad laboral del trabajador o si el demandante no se hubiera conformado en su día con la resolución administrativa correspondiente sobre el grado de su incapacidad, el día inicial del plazo de prescripción es aquel en que se resuelva definitivamente la reclamación del perjudicado contra la decisión administrativa sobre el grado de su incapacidad, pues sólo entonces podrá detallar en su demanda civil el definitivo daño sufrido ( SSTS de 22 de noviembre de 1999, 21 de diciembre de 1999…)

Descargar la sentencia resolutoria aquí.

Conoce nuestros despachos

Si estás buscando un abogado de plena confianza, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.
Te aseguramos completa discreción y trato exclusivo.

Con la sede central en Madrid tenemos además despachos en Alcalá de Henares, Tres Cantos, Salamanca, Ciudad Rodrigo. Si nos necesitas en otra localidad, no te preocupes que te atendemos en todo el territorio nacional. Tus abogados de confianza

ABOGA2 - Despacho de Abogados en Madrid

Plaza de Castilla 3 
28046 Madrid
Teléfono: 915 70 42 34
Ver en Google Maps

ABOGA2 - ABOGADOS EN ALCALA DE HENARES

Calle Mayor, 58, 1ºb 
28081 Alcalá de Henares, Madrid
Teléfono: 915 70 42 34
Ver en Google Maps

ABOGA2 - Despacho Abogados Salamanca

Calle San Pablo, 53, 1º
37008 Salamanca
Teléfono: 923 48 22 65
Ver en Google Maps

Quiero pedir cita

Responsable: Aboga2 Lawyers Group & Global Marketing, SL siendo la Finalidad: poder contestarle al mensaje que envía con este formulario de contacto. La Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Podrá ejercer Sus Derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación enviando un email a info@aboga2.eu. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad.