ACCIDENTE CICLISTA

Probablemente, si estás leyendo esta página eres un ciclista o un familiar/amigo de  ciclista que ha sufrido un accidente.

Nosotros, los que montamos en bicicleta habitualmente, somos conscientes de la forma de conducir de muchos conductores que no son conscientes del peligro que suponen sus acciones, su falta de prudencia, la alta velocidad que llevan  u otros factores como utilizar los teléfonos móvil mientras van al volante.

 

Si has sufrido un accidente permítenos recordarte que lo más importante,  lo verdaderamente importante, es tu recuperación tanto física como anímica. En la recuperación física no te podemos ayudar pero en la anímica sí.  Debes saber que si has sufrido un accidente mientras montabas en bicicleta puede ser que te corresponda una indemnización.

 

 

 

ACCIDENTE EN BICICLETA CONTRA UN COCHE

¿Has sufrido un accidente de bicicleta contra un coche?

Pues bien en este caso debes saber que si has tenido un accidente con un vehículo a motor, conforme al artículo 1 de la Ley de Responsabilidad Civil de Vehículos a motor, es responsable el conductor del vehículo (coche, camión, autobús…) de los daños que te haya ocasionado salvo que ese conductor (o su aseguradora9 demuestre que el accidente ha sido por culpa exclusiva del ciclista.

 ¿En qué casos se puede entender que ha existido culpa exclusiva del ciclista?

Existen ocasiones en las que los Tribunales de Justicia pueden entender que ha habido “culpa exclusiva del ciclista” y te ponemos algunos ejemplos:

La Audiencia Provincial de Madrid en sentencia de  28 de septiembre de 2017:  entiende que hay culpa exclusiva del ciclista ya que la bicicleta carecía de iluminación y así mismo tampoco constaba en atestado policial que el ciclista llevara ropa reflectante, además de lo anterior, se produjo por parte del ciclista una invasión sorpresiva del carril de circulación del automóvil, pues el ciclista pretendía adelantar al automóvil por su derecha del sentido y único carril de circulación que ambos llevaban, por lo que al pretender girar reglamentariamente el automóvil a la derecha para coger la primera salida de la glorieta, el ciclista que siguió en línea recta, dio lugar al impacto determinante de las lesiones ocasionadas

 

 

ACCIDENTE CICLISTA EN UNA COMPETICIÓN

¿Son responsables los Organizadores de todos los accidentes que existen en las carreras ciclistas?

La respuesta parece clara, no. Los organizadores serán responsables de aquellos accidentes en los que exista culpa o negligencia de los mismos pero en otras ocasiones no. Como ejemplo reflejamos la Sentencia de la Audiencia Provincial de Segovia, de  26 julio de 2017 en la que un Guardia Civil de Tráfico es atropellado por un ciclista y demanda a los organizadores. La Audiencia Provincial de Segovia entiende que el responsable es el ciclista que le atropella y no la organización.

“Las sentencias de la Sala Primea del Tribunal Supremo de 11 de Diciembre de 2009 y de 9 de abril de 2010 han estudiado la problemática de los accidentes causados en el curso de carreras ciclistas . En tales sentencias se sienta el criterio de que el riesgo por sí solo no es fuente única de la responsabilidad extracontractual, a no ser que sea extraordinario o desproporcionado, o falte la colaboración del causante del daño cuando está obligado a facilitar la explicación del daño por sus circunstancias profesionales o de otra índole y que el ciclismo deportivo no es una actividad peligrosa que implique un riesgo considerablemente anormal, y no es posible convertir a los organizadores en responsables de todo cuanto acaezca en su desarrollo si esta se cumplimenta en un marco adecuado y previsible en cuanto a los riesgos que pueden derivarse de tal práctica deportiva. El sistema común de responsabilidad en nuestro Código Civil es un sistema culpabilístico asociado al cumplimiento de los requisitos fijados por el art. 1902 del Código Civil de daño culpa y relación de causalidad.

En el caso examinado no se aprecia la existencia de negligencia ninguna en los organizadores de la prueba por los perjuicios padecidos por el actor pues no es un auxiliar de la organización de la prueba que reciba instrucciones de los organizadores sobre cómo debe realizar sus labores auxiliares para el mejor discurrir de la carrera garantizando la seguridad de los intervinientes. De la sentencia dictada por esta Sala de 7 de mayo de 2015 que cita el recurrente se desprende que en la prestación de sus funciones de seguridad el guardia civil (actor) se encontraba en ese tramo de carretera por ordenes de su superior jerárquico al haberse disgregado el pelotón en diferentes grupos. El lugar en que se produjo el impacto era una recta de buena visibilidad. Era de día con buena luminosidad. La motocicleta tenía en funcionamiento sus señales acústicas y luminosas. El guardia civil señalizó con su brazo izquierdo la desviación de los ciclistas hacia la izquierda. Si se produjo la colisión no fue por otra causa que la desatención de los componentes del grupo ciclista a las incidencias de la carrera pues no se puede pedalear a ciegas ajenos a cualquier circunstancia de la prueba. La motocicleta era visible pues otros integrantes del grupo ciclista la evitaron. Por tanto el demandante actuaba cuando concurrieron los hechos con plena autonomía y ajeno a cualquier instrucción de los organizadores de la prueba. La intervención de la Guardia Civil en las pruebas ciclistas es obligada para el control de la carrera y garantía de la seguridad. El Agente lesionado pertenecía a la Agrupación de tráfico y por tanto era un experto en las incidencias que pueden surgir en la circulación. El lugar en el que se colocó y donde fue arrollado fue elegido por él como se expone en la demanda. Lo escogió porque se trataba de una recta larga y de buena visibilidad. Se situó en el arcén con las señales luminosas activadas. Qué uno de los ciclistas lo arrollase solo es imputable al despiste del ciclista pues otros compañeros del pelotón advirtieron la presencia del agente e incluso, siguiendo sus indicaciones, lo evitaron desplazándose a la izquierda. Con tales datos fácticos no se puede adivinar por la Sala donde se puede encontrar o apreciar la existencia de la culpa en las entidades organizadoras de la prueba que exige el art. 1902 del Código Civil (EDL 1889/1) para poder atribuirles la responsabilidad que se les exige en la demanda.

 

ACCIDENTE CICLISTA CAUSADO POR UN PERRO.

Muchos de nosotros somos ciclistas y además tenemos perro. La pregunta que nos hacemos es ¿Es responsable el dueño de un perro si éste ocasiona un accidente ciclista?.

 

La respuesta la encontramos en el artículo 1905 del Código Civil que dice:

“El poseedor de un animal, o el que se sirve de él, es responsable de los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe. Sólo cesará esta responsabilidad en el caso de que el daño proviniera de fuerza mayor o de culpa del que lo hubiese sufrido.”¿ Qué quiere decir ese

 

Es decir, si el perro se cruza en la trayectoria de un ciclista en un parque y el ciclista se cae, se puede entender que el propietario del perro es responsable de las lesiones que se le produzcan al ciclista.

 

Como ejemplo de lo anterior nos parece especialmente Ilustrativa la Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona de 24 de Julio de  2017, en la que podemos leer:

“Es decir, lo que sí podemos entender probado, porque lo reconoció el propio demandado, es que el perro interceptó la trayectoria del ciclista , y siendo ello así que el perro fuera atado con la correa, o no, no resulta tan determinante a la hora de hacer responsable del accidente a su dueño si nos atenemos al art. 1905 CC , que establece: “El poseedor de una animal o el que se sirve de él, es responsable de los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe. Sólo cesará esta responsabilidad en el caso de que el daño proviniere de fuerza mayor o de culpa del que lo hubiese sufrido”.

En el caso de autos, no existió fuerza mayor, ni se ha probado en modo alguno que el accidente se produjera por culpa del actor, sino que tuvo lugar porque el perro interceptó su trayectoria por lo que de conformidad con lo establecido en el art. 1905 CC (EDL 1889/1) el responsable será el demandado ya que el art. 1905 CC (EDL 1889/1) ” contempla una responsabilidad de carácter no culpabilista o por riesgo, inherente a la utilización del animal, que procede en principio por la mera causación del daño” (STS 26 de nero de 1986).”

 

Recuerda que en Aboga2 estaremos encantados de poder ayudarte y el primer paso para ello es pedir cita previa al tel: 91 570 42 34 o en el 923 48 22 65

 

Artículo publicado por el Abogado Jesús Angel Lorenzo González.