EXPAREJA OBLIGADA A ABANDONAR LA CASA

 

En Aboga2 acabamos de obtener una importante sentencia por la que nuestros cliente recupera la vivienda que era de su exclusiva propiedad y de la que se había “apropiado” la expareja.

El caso comienza como cualquier ruptura sentimental en la que una de las partes decide poner fin a la relacción de pareja siendo esta decisión tomada por el hombre y solicita a la mujer que abandone la vivienda. Ella, por las razones que sean se niega a abandonar la vivienda privativa del hombre.

Pues bien, así las cosas, el hombre acude a Aboga2 y mediante burofax se requiere a la mujer que abandone la vivienda (recordemos que es privativa del hombre) ya que la relación ha terminado.

La mujer se niega a abandonar la vivienda y obliga al hombre a acudir a los tribunales de Justicia a fin de que la misma sea obligada a abandonar la vivienda.

Seguidamente extractamos parte de la sentencia ganada por Aboga2

SENTENCIA

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- El Procurador de los Tribunales D., en nombre y representación de D. xx  formuló demanda de Juicio Verbal de desahucio por precario contra Dña. .

Tras alegar los hechos y fundamentos de derecho que estimó de aplicación, terminó con la súplica de que se dictara Sentencia por la que, con estimación total de la demanda, se declare haber lugar al desahucio por precario, condenando expresamente a la parte demandada a las costas procesales del presente procedimiento.

TERCERO.- Contestada la demanda, se acordó convocar a las partes para la celebración del acto de la vista a la que asistieron ambas partes con su respectiva defensa y representación.

Practicada la prueba propuesta y admitida y formuladas por las partes sus respectivas conclusiones quedan los autos para dictar Sentencia.
CUARTO.- En la tramitación del presente procedimiento se han observado las
prescripciones legales.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- Por la actora se interpuso demanda de juicio verbal en la que se ejercita acción de desahucio por precario.

Alega la demandante que ostenta la propiedad privativa del bien inmueble sito en C/ . Dicha propiedad abría sido adquirida en virtud de compraventa formalizada en escritura pública con fecha. La parte demandada, ex pareja del actor, habría venido ocupando la referida vivienda sin poseer título alguno en contra la voluntad de su legítimo propietario, haciendo caso omiso a cuentos requerimientos le ha dirigido instándola a abandonar el inmueble.

SEGUNDO.- Se ejercita por la actora acción de desahucio por precario previsto en el art. 1.750 CC, según el cual “si no se pactó la duración del comodato ni el uso a que había que destinarse la cosa prestada, y éste no resulta determinado por la costumbre de la tierra, puede el comodante reclamarla a su voluntad. En caso de duda incumbe la prueba al comodatario”.

Constituye el precario la tenencia o disfrute de cosa ajena, sin pago de renta o merced, ni razón de derecho distinta de la mera liberalidad o tolerancia de su propietario o poseedor real, de cuya voluntad depende poner término a su tolerancia.

Dicho concepto es una creación doctrinal y jurisprudencial a partir de los términos del artículo 1565.3º de la Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881 , que se mantiene en la actualidad a pesar de su derogación por la actual LECiv, que no se reduce a la noción estricta del precario en el Derecho romano, sino que amplía los límites del mismo a otros supuestos de posesión sin título, además de la posesión concedida u otorgada por liberalidad del titular del derecho, como la posesión tolerada, que no tiene su origen en ningún acto de concesión graciosa, y la posesión ilegítima o sin título para poseer, bien porque no ha existido nunca o por haber perdido su vigencia, teniendo todos estos supuestos en común la posibilidad de que el titular del derecho pueda recuperar a su voluntad el completo señorío sobre la cosa, bien a través de una reivindicatoria bien a través de un juicio de desahucio por precario.

En resumen, el precario se configura como una pura situación posesoria, dentro de la cual se comprenden supuestos de posesión concedida o graciosa, de posesión tolerada en que hay una actitud de condescendencia o beneplácito, y, supuesto de posesión sin título, bien porque nunca se tuvo, bien porque aquél perdió su eficacia; siendo requisito necesario en todo caso la falta de pago de merced, sin olvidar la doctrina de que no basta la existencia de prestaciones a cargo del precarista, sino que éstas han de hacerse a título de merced o como pago de lo concedido (precio de la ocupación) y no bastan pagos que no constituyan contraprestación del uso debiendo interpretarse la voluntad de las partes en cuanto a
la función de esos pagos (luz, agua, etc).

Así pues, alegada la existencia de un precario procede examinar de un lado la suficiencia del título del actor para acreditar su legitimación activa, cuya prueba corresponde a éste, y de otro si el demandado es un precarista o bien tiene algún título que le vincule con el objeto o con el demandante que justifique su permanencia en la posesión.

TERCERO.- Examinada la prueba practicada, valorada que ha sido en su conjunto, queda acreditado que el actor ostenta la propiedad exclusiva del inmueble cuya recuperación pretende, siendo hecho no controvertido, pues así lo reconoce la propia demandada, que ésta carece de título que le legitime en la posesión. Así las cosas, habiéndose acreditado que Dña.  carece de título para ocupar la vivienda privativa del demandante, la pretensión ejercitada por la actora debe ser íntegramente estimada.

CUARTO.- En materia de costas procesales, …. la regla a aplicar es la establecida en el artículo 394 LECC
relativa al vencimiento objetivo.

A mayor abundamiento, consta en autos que el actor requirió fehacientemente al demandada mediante burofax de fecha xxx para que abandonara la vivienda en la que permanecía sin derecho a ello, por lo que de conformidad con lo establecido en el precepto legal citado las costas procesales derivadas de este procedimiento deben imponerse a la parte demanda quien, con su conducta renuente, ha obligado al actor a acudir a la vía judicial para obtener la satisfacción de su derecho.

FALLO
Que estimando íntegramente la demanda interpuesta por el Procurador de los Tribunales D., en nombre y representación de D. , debo acordar y acuerdo el desahucio por precario de la vivienda sita en la calle  condenando a la demandada a dejar libre y a disposición de la actora la mencionada finca.

Se condena a la demandada al pago de las costas procesales.